Concierto de Omara Portuondo: derroche de arte y cubanía

Coreada y aplaudida por el público asistente al Teatro Bayamo, la diva del Buena Vista Social Club aseguró que en esta isla todos somos artistas, aludiendo al arte de escuchar, recepcionar y vivir la prolífica producción musical del archipiélago.

En una noche catalogada de lujo por el orquestador, compositor y arreglista, Wilfredo Salvador Naranjo, Pachy, director de la Original de Manzanillo y Premio Nacional de la Música 2011, mientras abrazaba a  Omara que  ofreció junto a sus talentosos músicos, lo mejor del repertorio del feeling.

"Omara es algo que llevamos en el pecho todos los cubanos", dijo el músico manzanillero y fundidos en un abrazo, rememoraron juntos años de intenso trabajo en la capital del país y todo el archipiélago.

Temas de  Juan Formell, Alberto y María Teresa Vera, se apoderaron del espectro sonoro con la maestría de siempre. Acompañada del laudista Barbarito Torres y por la inconfundible voz de Maida Castañeda, Omara y la bayamesa  interpretaron de manera espontánea un sentimental tema, acentuando la calidad interpretativa de ambas exponentes de la canción tradicional cubana del siglo XX.

Temas como “Si me hubieras besado”, “Duele”, “Lo que me queda por vivir”, “Veinte años”, provocaron hondura en la voz, que se escuchó a ratos límpida a capella, o envuelta en rítmicos acordes de piano,  bajo, laud, percusión o batería,  provocando  remangues del batón de lienzo cubano que arropaba a la cantante, mientras bailaba con la gracia aún permanente en la octogenaria artista.

Espacio para el homenaje a Luis Carbonell, el Acuarelista de la poesía antillana, hizo Omara con “Drume negrita”, interpretada con dulzura y cubanía. Como le enseñaran sus padres, episodios resaltados brevemente por la artista, en la que la voz asere dicha con asertividad y ternura sabe solo a la acepción popular cubana de amistad.

Agasajada con un lienzo del artista de la plástica Leodanis de La O, por Hilda Brizuela, Directora de la Empresa Comercializadora de la Música y Espectáculos Musicales Sindo Garay de Granma, Omara resaltó el valor de la amistad y el estrecho vínculo que tiene con su equipo de trabajo. Como parte del agasajo  recibió, las obras en cerámica y cera policromada por la familia Barrios, de manos  Manuel Álvarez Vázquez, Director Provincial de Cultura en Granma.


En las palabras de presentación la conductora, Yasmina Iglesias, resaltó la admiración manifiesta de la Portuondo por la tierra de Céspedes, por la poética y la tradición patriótica y musical. Refiriendo la inclinación por la obra y la persona de Sindo Garay, en especial “Mujer bayamesa”, tema con el que la diva cerró el concierto, con gran parte del público de pie, entonando lo que es un himno preñado de sentimientos.

{vembed Y=AUXUReQzxOQ}

CNC Televisión Granma

Sobre el autor:
Yamey González Escalona Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Comunicadora del Departamento de Comunicación Cultural Ventana Sur
Otros artículos del autor:

Etiquetas: Música

Escribir un comentario