Oda al Himno de Bayamo

El jueves 11 de junio de 1868, en la Iglesia Mayor de Bayamo, durante un solemne Te Deum con motivo de las festividades del Corpus Christi y ante la presencia de altas personalidades del gobierno colonial español y un gran número de fieles de la localidad, se oyeron por vez primera en forma pública las notas del himno orquestado por el maestro Manuel Muñoz Cedeño, quien poseía la mejor orquesta de la ciudad.

Cuando estuvo listo el maestro Muñoz la estrenó en público en la parroquia de San Salvador de Bayamo, como parte  de una fiesta religiosa y en presencia del Gobernador  que mostró su extrañeza por aquella composición, en nada semejante a la música sacra.

Tenía buen oído el gobernador español de la ciudad, porque Perucho Figueredo había compuesto la obra para que fuera el himno de guerra de los bayameses, que no tardarían en lanzarse a la lucha armada. Dicha marcha fue titulada La bayamesa, seguramente por el referente de La Marsellesa y no tenía letra.

Sin embargo al entrar a Bayamo las tropas de Céspedes el 20 de octubre de 1868 Perucho ofreció los versos de esta segunda bayamesa, que según cuenta  la leyenda fueron improvisados al sentirse motivado por los gritos enardecidos, que en la alegría de sentirse libres del coloniaje hispano, le gritaban: ¡La letra, la letra! ... Tal vez ya los traía al llegar a la plaza.

Lo cierto es que esta segunda bayamesa en el curso de la guerra de los Diez Años fue reconocida como el himno de todos los cubanos.  Este que ahora nos estremece a todos y llamamos sencillamente el Himno Nacional, el Himno de Bayamo. Originalmente contaba con seis estrofas, de donde fueron excluidas las últimas cuatro en 1902 por varias razones.

A pesar de que Perucho Figueredo compuso una música para el himno, ésta fue modificándose con el tiempo y el no contar muchas veces con la referencia de la partitura original originó que se creasen distintas armonizaciones, las cuales diferían en mayor o menor medida del la primera. En 1983, el investigador y musicólogo Odilio Urfé presentó una ponencia a la Asamblea Nacional del Poder Popular en la que propuso la versión actual y definitiva del himno.

Este 20 de octubre tuvo lugar el Concierto Conmemorativo de La Bayamesa, para rememorar los momentos más trascendentales e importantes que marcaron el origen, creación, y desarrollo de tan importante partitura. Con 45 minutos de duración aproximadamente, contó con un elenco artístico conformado por artistas nacionales y locales. La representación se efectuó por la tarde escenarios naturales donde acontecieron los hechos. El Himno de Bayamo contó con estrenos musicales, arreglos que quedarán en la memoria histórico musical formando parte del patrimonio de Bayamo y la nación.

Participaron el Coro Profesional de Bayamo, la Banda de Conciertos, y estudiantes de la Escuela de Instructores de Arte, así como otros actores profesionales, que se encuentran entre los invitados para realizar un verdadero homenaje al Himno de Bayamo.

Se fusionaron fantasía e historia en una plaza animada por vendedores, funerales, negros, familias de diferentes estratos sociales, cultos y religiones, además de los revolucionarios de la época, lográndose una mezcla en el tiempo de varias generaciones que interactuaron con los hechos históricos y culturales.  La dirección Artística del espectáculo corrió a cargo del director de producción de eventos y espectáculos musicales Julio Chacón González.

Escribir un comentario