Hacia el maestro

La Primera Colada del Centro de Comunicación Cultural se dedicó al pedagogo Antonio Espinosa Martínez quien por 25 años es el guía voluntario del Monumento que en Dos Ríos perpetúa la memoria del más universal de todos los cubanos.

Auspiciada por la Dirección Provincial de Cultura, el espacio reúne a exponentes de la música, la literatura, las artes plásticas y fluye a través de la plática con el invitado que provoca el anfitrión Domingo Cuza Pedrera. En ella se reconocen a trabajadores de cualquier sector con aportes relevantes al desarrollo social y cultural de las comunidades.

En esta ocasión, el espacio salió de los predios de Ventana Sur y se ancló a la sombra del bosque martiano en Dos Ríos, allí se conoció de la labor de Antonio Espinosa, un profesor de Química que por vocación matriculó por curso para trabajadores la Licenciatura en Historia y terminó como mejor graduado de su curso y título de Oro en esta materia.

Espinosa Martínez alcanza el reconocimiento de sus coterráneos desde las aulas de la Escuela Secundaria Básica José Martí de la barriada jiguanicera de Dos Ríos, donde imparte Historia de Cuba y de manera voluntaria acompaña a cuanto visitante acude al monumento.

Antonio detalla los lugares que recorrió Martí y su sentir como si hubiese vivido aquellos días aciagos de mayo de 1895, pareciera que le acompañara, narra la sagaz emboscada del enemigo, el periplo del cadáver, y como la tropa de Máximo Gómez llegó hasta el sitio y erigió un montículo con piedras del río, que hoy constituyen la base del monumento.

La historia viva que transmite el monumento emociona, estremece, allí latió, digo, late el corazón de la Patria, por allí está la huella de José Julián, el aglutinador, el tenaz, el que sintió convertirse en miel y luz sus penas cuando llegó la hora final.

Etiquetas: Historia, José Martí, Jiguaní, Primera Colada

Escribir un comentario