Fondos Raros

10/01/17

Un empeño editorial que merece recordarse

El pasado 7 de enero la revista Orto cumplió su aniversario 105. Su director y fundador Juan Francisco Sariol y Carrión y el grupo de intelectuales que le secundaron en ese empeño editorial supieron imprimirle un sello singular.

Manzanillo durante los 45 años de existencia de  la publicación, fue testigo de las más variadas empresas y jamás imaginó cuánto le costó a Sariol mantenerla inicialmente con periodicidad semanal, luego quincenal y finalmente mensual desde el 7 de enero de 1912 hasta diciembre de 1957.

Juan Francisco Sariol al llegar a la ciudad que lo hizo Hijo Adoptivo traía una experiencia en trajines editoriales y fe de ello fue la fundación  en Santiago de Cuba de la revista literaria El Pensil, antecedente de Orto, esto sin lugar a dudas, contribuyó a desmentir a quienes dudaron que la publicación pudiera tener una vida fecunda.

Orto, que significa la salida de un astro en el oriente, iluminó la rica trayectoria de las revistas en Cuba y al igual que muchas que se publicaban en el país, logró aglutinar en sus páginas a escritores de renombre nacional, hispanoamericano y español.

Concurrieron en sus páginas los nombres de Julio Girona, Alberto Aza Montero, Epifanio Sánchez Quesada, Filiberto Agüero, Ángel y Braulio Cañete Vivó, Nemesio Lavié, Rogelio González, Luis Felipe Rodríguez, manzanilleros de nacimiento, con los de Regino Pedroso, Ángel Augier, Gerardo Castellanos, Fernando Ortiz, Emilio Ballagas, Jorge Mañach, Carlos Montenegro, Dulce María Borrero, Raúl Roa, Juan Marinello, José Antonio Portuondo, Loló de la Torriente, Manuel Navarro Luna, y otros cubanos que junto a Max y Pedro Enríquez Ureña, le dieron lustre.

En 1921 se constituyó oficialmente el Grupo Literario de Manzanillo a la cabeza de este Juan Francisco Sariol como animador perspicaz y asombra la huella dejada por estos en la vida cultural manzanillera. De su quehacer literario es preciso mencionar las ediciones extraordinarias dedicadas a Rubén Darío, a Martínez Villena que abarcó casi toda su producción poética, la de María Luisa Milanés, las de José Manuel Poveda y Juan Ramón Jiménez. Colateralmente auspiciaron las Charlas de los Miércoles, La Biblioteca Martí y la Cena Martiana.

Declararon días de fiesta la visita de algún intelectual ya fuese cubano o extranjero. Hasta la alejada ciudad manzanillera llegaron Mercedes Pinto, Berta  Singerman, José Luis Gálvez,  Francisco Villaespesa. Interminables serían las vivencias a contar protagonizadas en la Ciudad del Golfo de Guacanayabo por Regino Boti, José María Chacón y Calvo, Ángel Augier, Juan Marinello, Mario Francisco Hernández y otros que fueron recibidos como conferencistas.

A solo unos días del 164 aniversario del nacimiento de José Martí, en breves apuntes vale mencionar el sentido martiano que la revista transmitió. Orto se convirtió en difusora de la obra martiana, tanta era la pasión por el Apóstol que en ocasión de la edición extraordinaria que le dedicaron, Félix Lizaso al ver la cubierta preguntó: “¿Quién es ese hombre que está a la puerta de la casa del Apóstol?” la respuesta de Sariol fue: “No es la casa del Apóstol, sino la de Orto, que construimos a tanta semejanza, que no tú, sino muchos que la visitan con frecuencia, la han confundido y el que está en la puerta es el coronel Don Enrique Céspedes, el primer abanderado de Bayate cuando Bartolomé Masó dio el grito de Independencia o Muerte el 24 de febrero de 1895.”

La celebración de la Nochebuena Martiana o Cena Martiana fue una iniciativa que tuvo una acogida especial en la prensa toda del país cuando Juan Francisco Sariol la propuso en el año 1926.

Por la importancia de tan señalado acontecimiento relacionado con la celebración se transcribe tal y como puede leerse en el número correspondiente a enero-febrero-marzo de 1942.

En enero de 1926 la celebración del aniversario de Orto no se celebró el día de Año Nuevo, como era ya costumbre, sino que el director de la revista Juan Francisco Sariol la señaló para el 27 del mismo mes por la noche, en  víspera del natalicio del Apóstol. Sariol invitó en muy elegantes cartulinas, expresamente a los miembros del Grupo Literario y a otros intelectuales que, sin ser literatos o artistas, eran miembros prestigiosos de la sociedad manzanillera.

Los invitados acudieron solícitos. Y en gratas lecturas de acogidas páginas del Maestro, recitación de algunos de sus más sentidos versos, discursos alusivos a la fecha y amenísimas charlas decursaron raudamente las horas y se esperó con recogimiento casi religioso la llegada de la media noche, hora en que se iniciaba el día del natalicio de Martí, del advenimiento de esta vida del Apóstol de la libertad cubana.

Los concurrentes fueron agasajados espléndidamente con bocaditos, deliciosos dulces y finísimos licores. A cada uno se les obsequió un artículo souvenir, y se concluyó con la redacción de un acta, dando fe del magnífico acontecimiento, que suscribieron todos los presentes. Esta acta original colocada en magnífico marco, se conserva en la sala de redacción de Orto y constituye uno delos más nobles y legítimos orgullos de la bella revista manzanillera.

Uno de los propósitos de la Cena Martiana era que se celebrara por todas las clases y hogares de la sociedad cubana y muestra de ello son los testimonios gráficos en escuelas, instituciones culturales y económicas, logias, sociedades no solo de Manzanillo, sino de otras regiones del país. Prestigiaron las Cenas ilustres conferencistas entre ellos Jorge Mañach que invitado por la Comisión de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Manzanillo ocupó el segundo puesto en un ciclo de conferencias organizado por la precitada institución.

Entre tantos fervores editoriales y literarios en ocasiones como poeta, periodista y cuentista transcurrió la vida ejemplar de este hombre que supo darle gloria a su país, entonces al leer Orto y algunos datos acerca de su vida no es de extrañar que al desaparecer la revista afirmara: “Orto dejó de existir y yo me oscurecí, me desorienté”.

 


Pone a disposición de especialistas e investigadores fondos documentográficos que incluye libros de los siglos XIX y XX, por su valor patrimonial y encuadernación.
Guarda documentos escritos sobre la provincia, publicados en ella.
Compila la bibliografía provincial.
Esta sala te brinda los siguientes servicios:
SERVICIO DE PRESTAMO INTERNO.
SERVICIO DE INFORMACION EN REGIMEN DE BUSQUEDA RETROSPECTIVA: Preparación y entrega de bibliografías.
SERVICIO DE INDIZACION Y RESUMEN: Preparación y entrega de base de datos en portadores magnéticos.
SERVICIO DE PROMOCION DE LA INFORMACION DE LA LOCALIDAD: Preparación y exhibición de muestras de documentos.
SERVICIO PARA LA FORMACION DE USUARIOS.
Horario
Lunes a Viernes: 8:00 a.m. – 12:00m. – 1:00p.m.-5:00 p.m.
Sábado: 8:00 a.m. – 12:00 m.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>