Preguntas Frecuentes...

El Esperanto es un codiguito que está bien como juego de nenes, pero es incapaz de sustentar una literatura o una cultura amplia, como el español o el inglés, por ejemplo.
El Esperanto nace con vocación de ser un vehículo de información y comunicación entre comunidades heterogéneas. Es una pretensión a la que no podría aspirar un «codiguito escolar». Que sea sencillo no significa que sea ineficaz. El código interno de los ordenadores tiene sólo dos elementos (el 0 y el 1) y se pueden hacer maravillas con él.

«En vilago de la Manco, kies nomon mi ne volas memori…» es el principio de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, de Cervantes, en Esperanto. Además de todas las obras de este genio, se han traducido al Esperanto todas las de Shakespeare y de los demás grandes escritores de la literatura universal. Muchos libros traducidos al Esperanto no lo han sido a la español o al inglés, y además existe una amplia literatura original en Esperanto. Este idioma sí puede sustentar una amplia literatura. La diferencia es que esta literatura es independiente de los caprichos de las grandes empresas editoriales que deciden arbitrariamente qué tipo de literatura se traduce y publica y cuál no. Obras como Kalevala, por ejemplo, están disponibles sólo Esperanto y su idioma original. Y la gran diferencia es que el traductor siempre es nativo de la lengua de partida, al contrario de lo que ocurre en las traducciones a otras lenguas.

En cuanto a la «cultura amplia», la cultura del Esperanto es la internacional, que es la más amplia de todas.