Preguntas Frecuentes...

Para que una lengua funcione bien tiene que ser natural, o sea, haber surgido en un país determinado por una cultura determinada.
Más que una pregunta, es una afirmación dogmática que nada tiene que ver con la realidad. El Esperanto surgió determinado por la intolerancia racial, nacional y lingüística (en una región de Polonia que entonces pertenecía a la Rusia zarista) con clara vocación democrática, popular y tolerante. Surgió de la mente de un hombre —como cada una de las palabras que forman cualquier otro idioma—, y además es neutral, cosa que no son los mal llamados «idiomas naturales», y sin embargo, funciona perfectamente, como lo demuestran los congresos internacionales que se celebran todos los años en todo el mundo en este idioma (por cierto, que son los únicos sin audífonos, pues la traducción simultánea —caso de que se realice— tiene lugar siempre en el cerebro del oyente). En cualquier caso, esta respuesta deja claro cuál es la cultura del Esperanto, ¿o no?