Museo Provincial "Manuel Muñoz Cedeño"

Este museo es la casa natal del instrumentador del himno nacional, el bayamés, Manuel Muñoz Cedeño. Es un sitio histórico ubicado en la Calle Maceo # 55 % Mármol y José Joaquín Palma, reparto El Cristo del municipio Bayamo en nuestra provincia Granma.

En el mismo hay una tarja de mármol que rememora el lugar donde nació Manuel Muñoz Cedeño, director de orquesta. Actualmente radica el Museo Provincial.

Manuel Muñoz Cedeño nació el 1 de enero de 1813 en una modesta casita de la calle Mercaderes (Maceo), al lado de donde viera la luz el Padre de la Patria y el eminente orador Tristán de Jesús Medina. Era el primogénito de los amores de Calixto y Francisca Antonia.

Artista provinciano y humilde tocaba lo mismo violín, violonchelo, flauta, guitarra, que dirigía la orquesta que fundara. Componía piezas musicales, se ganaba el pan como albañil y maestro de la capilla de la Iglesia Mayor. Amigo de Carlos Manuel de Céspedes y de los conspiradores de su Bayamo natal, en cuyo primer Ayuntamiento libre, como regidor, votó por la abolición de la esclavitud, dejó un patrimonio familiar de músicos que alcanza nuestros días. Su presencia en dos obras imperecederas de la música cubana lo hizo inmortal.

Fue arreglista de la sentimental y amorosa canción La Bayamesa de Fornaris, Céspedes y Castillo; diecisiete años más tarde instrumentó y dirigió su orquesta, que tocara por primera vez en presencia de las autoridades españolas en aquel histórico Tedeum y procesión del Corpus Cristi, el jueves de 1868, la marcha subversiva de Perucho Figueredo, que devino en nuestro Himno Nacional. Bajo su dirección cantó el coro de doce bayamesas (seis blancas y seis negras) las premisas de nuestro Himno, el 8 de noviembre de 1868 en la Plaza Mayor, el día de bendición y jura de la Bandera Revolucionaria.

El día de Santa Cristina tocó por segunda vez el Himno de Bayamo en una fiesta celebrada en la Sociedad Filarmónica, en presencia nuevamente del gobernador Julián Udaeta, invitado de honor; fue un acuerdo de él con aquel romántico abogado, músico, patriota, revolucionario y mártir que fuera Perucho Figueredo.

Después del incendio glorioso, cuando de nuevo dominaban al humeante Bayamo las tropas coloniales por tocar aquella música bélica en las fiestas natalicias de un amigo, Jesús Vieta, fueron detenidos y conducidos a Manzanillo en el vapor “Balsamera”, donde estuvieron presos en espera del juicio por más de tres meses. Al regreso en aguas del Cauto fue tiroteada la embarcación por una equivocación de las fuerzas cubanas frente a la finca La Punta, en Guamo, donde él resulto gravemente herido.

De su inspiración (que por sí solo lo cita cotidianamente el canto patrio de rebeldía que es nuestro Himno Nacional) quedó poco; la mayor parte se perdió en la evacuación de Bayamo por las tropas españolas.

Su vida, raíz histórica nuestra, se apagó un 14 de diciembre de 1895, en la misma casa donde diera su primer grito.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Browse top selling WordPress Themes & Templates on ThemeForest. This list updates every week with the top selling and best WordPress Themes www.bigtheme.net/wordpress/themeforest

Autenticarse