Media Luna

Esta localidad limita al Norte con el municipio Campechuela y el Golfo del Guacanayabo, al Sur con parte de los municipios de Niquero y Pilón, al Este con parte de Pilón y Campechuela y al Oeste con las aguas del Golfo del Guacanayabo en el sur oriental.

Cuenta la historia que el 10 de marzo de 1952, Fulgencio Batista, como para asegurar su candidatura, dio el sonado golpe de estado que sumergió a todo el país en la oscura noche política, en la peor de las incertidumbres, iniciándose así uno de los más tristes períodos en la historia de Cuba. Después del Asalto al Cuartel Moncada y del presidio sufrido por sus protagonistas comienza a organizarse un movimiento que estaría llamado a conducir a los revolucionarios por el camino de la lucha armada y la libertad definitiva, el Movimiento 26 de julio.

La organización de dicho movimiento comienza a partir de mayo de 1955 y ya se consolida en el mes de junio. En el propio 1955 se organiza la primera célula del M-26-7 en Media Luna. Su fundación se realiza en el Parque de los Mártires, en un momento posterior al mes de junio aún sin precisar. Rolando Alarcón funge como su primer jefe de acción y sabotaje que era quien impartía las orientaciones al grupo de jóvenes revolucionarios.

Mientras todo esto ocurría ya en México se crean las condiciones para lo que sería después el desembarco del Yate Granma. Cuando el desembarco está próximo se crean las condiciones para su recibimiento a partir de un plan minucioso elaborado por Celia Sánchez y un grupo de cercanos colaboradores. Junto a Celia ha colaborado otro medialunero, Randol Cossío, quien se ha infiltrado entre las tropas de la tiranía llegando a ser piloto de Chaviano, el jefe de la fortaleza militar del Moncada, y es quien suministra los planos y los itinerarios de los guardacostas además de accionar para suprimir el patrullaje aéreo por la costa sur en los días próximos al desembarco.

Así Celia prepara todas las condiciones para un exitoso recibimiento. Ha establecido una red de recepción formidable en la zona del campo, en particular en la Sierra Maestra, aprovechando el conocimiento de las montañas y el liderazgo que allí ejercen Monguito y Crecencio Pérez además de otros muchos amigos que allí tenía. La eficiencia de esta red se demostraría meses después, a la hora del desembarco.

Celia pone en máxima alerta a la red por ella creada. Gracias a la perfecta organización lograda, el día 16 de diciembre de 1956 en horas de la mañana, un grupo encabezado por Fidel Castro e integrado por Universo Sánchez y Faustino Pérez, acompañados por tres campesinos reclutados por Celia, Guillermo García, Ignacio y Baurel Pérez, llegan a la finca El Salvador, (curioso nombre), de Ramón Pérez Montano. Allí son atendidos y escondidos en un cañaveral cercano a la casa y a la tienda de Monguito Pérez.

El día 18 en horas de la madrugada llega por Purial otro grupo de 5 expedicionarios encabezados por Raúl Castro. Acampan en las tierras de Hermes Cardero, no saben de la cercana presencia de Fidel. En horas de la mañana, según cuenta Sofía Acuña, esposa de Cardero, Hermes sale a buscar información. Se encuentra con un cuñado a quien interroga sin revelar nada. El cuñado le sugiere que pregunte a Mongo. Nunca se sabrá si aquella sugerencia fue intencional o casual pero históricamente fue sumamente acertada. Llega Cardero a la tienda de Pérez Montano y pasa a conversar con él en la trastienda. Los interrogatorios de Hermes no surten ningún efecto en Monguito. Las preguntas son contestadas negativamente de forma que Hermes se convence de que Mongo Pérez no sabe nada de los expedicionarios. En medio de un estado de angustia decide pedirle ayuda a su amigo y vecino. Entonces se produce una histórica conversación.

- Así que tú no sabes nada de los expedicionarios que desembarcaron por Niquero - dice Cardero.

- No, esa gente debió ser capturada por el ejército. El cerco no lo pasa nadie.

- ¿Y no cabe la posibilidad de que algunos hayan llegado hasta por acá? - insiste Hermes.

- Yo no lo creo- repite Ramón convencido.

- Yo tengo un problema Mongo y tú me tienes que ayudar.

- Bueno habla hombre.

- Mongo,... yo tengo a Raúl Castro en mi casa- confiesa Cardero.

- ¿Tú sabes los que estás diciendo?

- Sí, yo tengo en mi casa a Raúl... insistió Hermes. Monguito Pérez sin dejar de mirarlo, respondió:

- ¡Y yo tengo a Fidel!

Esta histórica conversación propicia que se realice el reencuentro de los dos hermanos y sus tropas en horas de la noche. A partir de ese momento se establecen los contactos en los que Primitivo Pérez juega un decisivo papel y en la noche del 18 de diciembre de 1956, en el marco del cañaveral de Cinco Palmas se produce el histórico reencuentro. Es allí donde se pronuncia la famosa frase de Fidel:
¡Ahora sí ganamos la guerra!

Frase que expresa cuando se entera que Raúl ha conservado las armas. Cuando sólo se reúnen 8 hombres y 7 fusiles. Lo grandioso de la frase no está en haberla pronunciado sino que 2 años después el ejército de 80000 hombres armados hasta los dientes caía derrotado por completo por el ejército rebelde cuyos orígenes se remontaban a aquella noche en Cinco Palmas.

Desarrollo Económico:
La base económica fundamental que sustenta al municipio está dada principalmente por la actividad agropecuaria, cultivos varios, forestal y la pesca. El sector agropecuario ocupa el primer lugar seguido por el sector industrial.

Cultura:
Uno de los lugares más importante de épocas pasadas y lo sigue siendo actualmente es el “Parque Municipal”, hoy Parque de los Mártires, lugar donde se desarrollaban las grandes fiestas populares, constituyendo un espacio ideal visitado por los jóvenes, cuyas vueltas alrededor del mismo se convertían en rituales de amor. Posteriormente ya en el año 1968 surge en el territorio como importante manifestación de identidad, “La Música de Órgano” cuyo iniciador de tan significativa tradición fue José Núñez Zamora, los instrumentos pertenecían a Benjamín Podio.

El Museo Municipal de Media Luna fue construido entre 1918-1923, vivienda que perteneció a Francisco Urtiaga, hijo de Caridad Hernández quien para entonces era concubina de Ricardo Urtiaga, uno de los propietarios de la Compañía Azucarera “Vicana Company” del Central Isabel. Está vivienda es de estilo neocolonial cubano, construida a cuatro aguas, de tejas francesas, hecha con gran belleza, cuyo techo se edificó de puntal alto adornado con lámparas de lagrimitas, compuesta además por celosía y madera, con piso de cenefa. Las ventanas en la parte superior derecha están compuestas por vitrales, los cuales al entrar la luz reflejan levemente los diversos colores que tienen en el interior de la casa. Fue en sus inicios una vivienda de tabloncillos de madera, tipología que fue sustituida en el año 2000 por mampostería tras una reparación capital que recibió la instalación.

Entre las costumbres y tradiciones del territorio los carnavales han sido, y son, una de las de mayor aceptación por los medialuneros, con el paseo de llamativas comparsas que hoy rescatan lo más puro de las tradiciones populares, destacándose las de los barrios de La Marina y Vista Alegre. La música de órganos es una de las tradiciones que se ha mantenido desde principios del Siglo XX gracias, entre otros, al abnegado trabajo de la familia Contreras; hoy dos órganos se destacan por su calidad, el "Melodías" y el "Universo".

En la zona rural son comunes las corridas de cinta y el rodeo, en particular en el barrio montañoso "La Guanábana", donde recurren a estas prácticas durante los días en que celebran su jornada de la cultura. Otra costumbre de los pobladores de Media Luna es celebrar los días de santo con fiestas en las que se realizan toques de tambores, banquetes y bailes de santos.

 

Escribir un comentario