Manzanillo

Su ubicación costera, a las márgenes del Golfo del Guacanayabo, ha marcado de modo especial su historia y cultura. El 10 de octubre de 1868, Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo, considerado el Padre de la Patria, proclama, en su ingenio La Demajagua, a escasos 8 kilómetros de la ciudad, la independencia de Cuba. Se inicia así la forja armada de la nación cubana.

Manzanillo, segunda urbe en importancia y principal puerto de la provincia, es reconocida por su hermosa glorieta de aires orientales en su parque central y por variados sitios de interés histórico y cultural, como la Iglesia Parroquial La Purísima Concepción de Manzanillo, las ruinas del ingenio La Demajagua, hoy museo histórico y la casa de Manuel Navarro Luna, devenida en Centro de Promoción Literaria.

Si es amante de las tradiciones y costumbres, o le anima la idea de inaugurar la noche bailando, a ritmo de órgano, de son o disfrutar de la actuación de la retreta municipal, entonces la opción es Manzanillo, la novia del Guacanayabo.

Cuna del Son, por lo que entre sus atractivos está el de ser una de las regiones donde se toca muy especialmente el Son tradicional, género cubano más conocido internacionalmente. En sus alegres carnavales se puede escuchar el ritmo del legendario Órgano Oriental.

Tierra de poetas y trovadores. Aquí creció y vivió el notable Manuel Navarro Luna, de verso enérgico y patriota; y el afamado trovador Carlos Puebla, cuyas melodías han recorrido el mundo. También se enorgullece de la Orquesta Original de Manzanillo, una de las más populares de Cuba, que ha llevado el ritmo criollo a otros continentes.

Tradiciones: La retreta en el parque Céspedes que aunque no son patrimonio exclusivo de Manzanillo, en algunas ciudades centrales del país también es posible ver hoy día la celebración de estos espectáculos que, animados por las Bandas de Conciertos de dichas localidades, ofrecen un espectáculo digno de ser admirado.

Los órganos:
La historia de los primeros órganos es algo confusa, así como la fecha exacta en que Don Francisco Borbolla García trajera el primero a Manzanillo. Antes de 1876 (esta es la fecha más remota que se conoce de que ya existían los órganos en Manzanillo) ya se hallaba en dicha ciudad un órgano de cilindro muy pequeño, de los que se pueden llevar delante del jinete en la montura, pudiendo ser su tamaño de unas 18x22 pulgadas, el cual fuera propiedad de Don Santiago Fornaris, cuya familia con el transcurso de los años fuera a la par de los Borbolla en el negocio de los órganos de baile, estableciéndose una pugna fraternal en dicho comercio al comprobarse las ganancias que procedía el alquiler de los mismos.

Don Francisco Borbolla García, asturiano radicado en Manzanillo, comenzó sus negocios con un tren de lavado que contaba con 10 o 15 lavanderas, el cual hubo de vender para en unión de su hermano Celedonio, adquirir la tienda de ropas "La Francia", la cual venden también con el tiempo y a instancias de un vecino de la tienda nombrado Bruchini; Don Pancho se hace vendedor ambulante de prendas, hasta que en 1895 funda la joyería Borbolla "El Cofre de Oro".
Tradición carnavalesca: Las tradiciones de un pueblo son las expresiones visibles de su identidad. En Manzanillo los Carnavales son tradición en sí misma, suma de costumbres y expresiones espontáneas por un lado e inducidas por el otro. Durante esos días de jolgorio, de alegría y expansión, manzanilleros y visitantes arrollan al ritmo de las comparsas, cantan los anónimos estribillos de los sogones del momento, bailan con la música molida de los órganos o los géneros de moda, disfrutan con la belleza de sus mujeres, las carrozas, los efectos pirotécnicos, el Ron Pinilla, la cerveza, el lechón asado o la liseta.

Patrimonio:
Manzanillo, ciudad en que predomina la Arquitectura colonial y el Eclecticismo, establece un diálogo cuya visión de conjunto la hace merecedora de ocupar un lugar en el Patrimonio Nacional.

Su arquitectura colonial, sin alejarse de los cambios cualitativos e incluso formales del comportamiento generalizado de arquitectura de este período en nuestro país, asume una imagen singular, basada en la forma de presentación de sus componentes decorativos, donde los detalles de la carpintería y la herrería sugieren un lenguaje particular.

Manzanillo cuenta variados sitios históricos, de los cuales tres ostentan la condición de Monumento Nacional.

La ciudad de Manzanillo cuenta con diversas instituciones culturales en las que se expresan las más variadas manifestaciones artísticas. Posee uno de los más emblemáticos y hermosos teatros de Cuba, el Teatro Manzanillo, en el cual fue empresario el Señor Juan Planas Mojena que contribuyó enormemente al mantenimiento de dicho teatro. Es uno de los más importantes que existen en la provincia donde se han presentado prestigiosas figuras nacionales e internacionales.

La arquitectura de la ciudad es esencialmente ecléctica, aunque existen varios edificios neoclásicos y otros con aliento árabe.

En su malecón se deleitan tanto jóvenes como adultos a disfrutar de la brisa marina y de los atardeceres.

 

Escribir un comentario