Lucas del Castillo y Moreno

Nació el 16 de noviembre de 1820. Era hijo de Francisco del Castillo Miranda y Doña Micaela Moreno y Hechavarría. Cursa sus primeros estudios en el convento de Santo Domingo de su pueblo natal hasta 1835 en que pasó a Santiago de Cuba.

Posteriormente pasó al colegio San Carlos, en La Habana, donde se graduó de Bachiller en Leyes. El nivel superior en esta carrera lo hizo en la Universidad Literaria de Barcelona, España.

De regreso a Bayamo formó parte del Colegio de Abogados, desempeñando funciones de abogado de turno y obteniendo poderes para pleitos y juicios. Se casó en La Habana con Anastasia Estrada, con quien tuvo dos hijas: Micaela y Eloisa.

Asociado a Carlos Manuel de Céspedes, Perucho Figueredo, Francisco Vicente Aguilera y Esteban Estrada Palma, entre otros a fines de la década del 40 laboró para crearle un ambiente más civilizado a la sociedad bayamesa. Así, en julio de 1849 establecieron el Teatro Bayamo y en marzo de 1851 la Sociedad Filarmónica.
 
Por estos años fue designado como teniente gobernador, el teniente coronel Toribio Gómez Rojo, de talante áspero y prepotente por lo que los poetas locales –entre ellos Lucas del Castillo– se mofaban de su persona con sarcásticos epigramas que colgaban en las paredes. Pensando justamente que eran los más exaltados poetas invitó a Lucas, conjuntamente con Carlos M. de Céspedes y José Fornaris a una festividad, a celebrarse el 13 de febrero de 1852. No ir significaba una ofensa de impredecible consecuencia y asistir un reto. Hombres valientes, los tres concurrieron al convite.

Invitados a degustar los manjares, no quisieron probarlo. El jefe militar de la plaza un poco beodo, los invitó a improvisar algunos versos relacionados con la ocasión. Los de Fornaris hicieron alusión a la fiesta, pero los de Lucas fueron centellantes, pues definió que aún cuando descendía de una privilegiada familia española, a estas alturas no se sentía con sangre de la Madre Patria. Puntualizó que por sus venas corría sangre cubana. Los versos de Céspedes resultaron también contundentes.

Por esta acción los tres fueron puestos presos en horas de la madrugada y remitidos a la Comandancia Militar de Santiago de Cuba acusados de haber improvisados versos injuriosos y calumniosos al honor de España en una fiesta real. Estuvieron cinco días presos en el Castillo de San Pedro de la Roca del Morro durante cinco días y luego conmutada la pena por el destierro a Palma Soriano. En este poblado se mantuvieron durante 40 días, durante los cuales leyeron, jugaron ajedrez y compusieron poesías.
 
La obra poética de Lucas del Castillo era esencialmente ocasional. Sin lugar a dudas su poema más logrado es el soneto A mi esposa escrito en el destierro que sufrió junto a Fornaris y Céspedes en Palma Soriano, entre febrero y marzo de 1852. Otro poema suyo es el titulado A mi hijo Alberto.
Fue un fiel colaborador del periódico El Boletín, el primero que circuló en Bayamo, a partir de junio de 1856. También escribió para los periódicos de Manzanillo El Eco y La Antorcha.

En mayo de 1864 junto con Carlos M. de Céspedes fundó en Manzanillo el periódico La Aurora, órgano que tuvo muy poco tiempo de vida, pues sus artículos llevaban un contenido revolucionario y mucha claridad que no convenía al gobierno español. Constantemente censurado tuvo que cerrar.
Por haber fallecido soltero su tío materno, Don Jacinto Moreno y de Mendoza, renunció al título de marqués de García Alegro, que heredara de éste, alegando en el documento de renuncia que lo hacía por estar en pugna con sus ideales republicanos, los cuales le impedían aceptar título de nobleza de cualquier procedencia.

Participación en la guerras independentistas
Con el alzamiento de Carlos M. de Céspedes en La Demajagua el 10 de octubre de 1868, Lucas cinco días después ingresó en las filas insurrectas, en el poblado de Barrancas. Hombre de mucho prestigio y de un acendrado patriotismo, el jefe de la Revolución lo designó para que integrara la Junta Consultiva de Gobierno. Al siguiente día, conjuntamente con José Joaquín Palma, marchó al poblado de El Dátil para incorporar a sus vecinos a la lucha, teniendo el honor ellos de poner presas a las autoridades del lugar al lado del dominicano Máximo Gómez, a quien otorgaron el grado de sargento primero.

Participó en la toma de la ciudad de Bayamo, ocupada el 20 de octubre. Desde este momento desempeño el cargo regidor del Ayuntamiento Municipal. A su iniciativa se tomaron importantes acuerdos entre ellos la enseñanza gratuita y obligatoria y la abolición gradual y condicionada de la esclavitud.

Durante un tiempo ostentó el grado de general de brigada, pero al producirse la reestructuración del Ejército Libertador a raíz de la Asamblea de Guáimaro en abril de 1861, perdió esta categoría militar, porque sus servicios fueron más importantes en las actividades civiles. Fue designado con el cargo de secretario de Relaciones Exteriores en el gabinete de Carlos M. de Céspedes.

Posteriormente fue designado para la presidencia del Tribunal Supremo, cargo que desempeñó con esmero y patriotismo hasta octubre de 1874, momento en que fue depuesto el Presidente Céspedes. Luego se le nombró auditor de guerra en la División de Bayamo. En las elecciones a la Cámara de Representantes en 1876 Lucas del Castillo ocupó un escaño en la misma.

En los campos de la Revolución permaneció hasta la Paz del Zanjón. Una vez terminada la guerra regresó a Bayamo. Estuvo implicado en la organización de la llamada Guerra Chiquita (1879-1881), la que tuvo poca fuerza en Bayamo porque en octubre de 1879 todos los sospechosos de infidencia fueron desterrados a las prisiones de Chafarinas, en África. Lucas no fue hecho prisionero, seguramente por estar dedicado con empeño a los negocios de la abogacía y atendía los pleitos y juicios de muchos españoles.

Sus últimos días
Se casó por segunda vez con Dolores Sánchez, con quien tuvo tres hijos, nombrados: Lucas, Alberto y Leopoldina. A partir de 1883 ocupó el cargo de Registrador de la Propiedad, el cual le fue conferido por el propio gobernador de la Isla. Desempeñó estas funciones hasta su muerte ocurrida el 22 de octubre de 1888.

 

Escribir un comentario