Recibe Parque Museo Ñico López últimos retoques

El Parque Museo Ñico López recibe por estos días los últimos retoques para quedar listo en la madrugada del 26 de julio y recibir como cada año el asalto simbólico de niños, niñas y adolescentes que reeditan el histórico hecho en el otrora cuartel Carlos Manuel de Céspedes de Bayamo.

Durante el fin de semana último trabajan en el cierre de grietas en el muro perimetral y la pintura con el color amarillo característico, así como alistan las áreas interiores para un nuevo montaje museológico y museográfico, explica Ana Regla Mola Rodríguez, directora de la institución histórica, patriótica y cultural.

El Parque Museo bayamés es sitio obligado de visita para quiénes desean conocer la historia de la Revolución, a partir del 26 de julio en el que se celebrarán 64 años del asalto, exhibirá nuevos muebles, fotografías y objetos pertenecientes a los protagonistas de la gesta.

La Sala Los Asaltantes, donde pernoctara la veintena de atacantes al cuartel de Bayamo la noche antes del suceso, fue reparada en su totalidad y contará también con un nuevo montaje, agrega Mola Rodríguez.

Un refrigerador perteneciente al Gran Casino Hospedaje, camas, objetos personajes, formarán parte de la colección permanente de las salas históricas, donde los jóvenes revolucionarios fueron visitados por Fidel Castro la noche del 25 de julio de 1953.

El montaje de las salas dormitorio estará mucho más cercano al suceso y se recreará el bar que otrora tuviera el hospedaje, explica Ana Regla Mola, feliz por el rescate de piezas valiosas que pertenecieron a la institución y que ahora se mostrarán a los públicos engrosando los elementos históricos a contar durante el recorrido por la instalación.

En la madrugada del próximo  26 de julio la ansiedad y la alegría volverán a unirse, esta vez como muchas después de 1959 con la certeza de un amanecer de paz. Estos sitios históricos recuerdan a los héroes, donde se nutren las nuevas generaciones, que han de beber la valentía y el deber de cuidar.

Etiquetas: Bayamo, Historia, Patrimonio

Escribir un comentario