Bayamo en otro aniversario del incendio de 1869: Hermosa siempre

En sus Estampas de Bayamo, José Carbonell cuenta de la quema de la ciudad, el 12 de enero de 1869: “Un volar de palomas y rugir de techos calcinados de la que fuera rica y culta ciudad, era lo que presenciaban los ojos atónitos de los españoles”.

Ludín B. Fonseca, su historiador en el presente, ha escrito:

“En uno de los episodios más memorables que registra la guerra anticolonial, los bayameses deciden quemar la ciudad antes que abandonarla a los españoles. Al igual que cientos de otras, la casa de José Joaquín Palma se ve envuelta por las llamas la madrugada del 12 de enero de 1869. Más de siete mil bayameses, entre estos el joven poeta junto a su mujer y sus cuatro hijos, se trasladan al campo, donde van a vivir azarosas jornadas buscando burlar el asedio de las tropas españolas, desafiando el hambre y las enfermedades”.

Esa es la historia, que convive en Bayamo, capital de la provincia Granma, con la cotidianidad agitada de una de las ciudades más pobladas del Oriente de la Isla que, además de preciosa, tiene una vida cultural intensa y un cuidado patrimonio, orgullo de sus habitantes. Lo prueban estas las imágenes de nuestro fotorreportero Ismael Francisco, que anda por esas tierras.

El incendio de Bayamo

Este incendio fue decidido por sus habitantes para impedir que la ciudad cayera en poder del enemigo. El pueblo bayamés había sido tomado por los patriotas cubanos, al mando de Céspedes y Donato Mármol, el 22 de octubre de 1868, tras un asedio de varios días. Su ocupación permitió a los mambises apoderarse de las armas que encontraron y ganar numerosos adeptos que pronto se sumaron a la gesta independentista. Sin embargo, la desigualdad bélica a favor del enemigo y la inexperiencia de los insurrectos hizo que éstos tuvieran que retirarse del combate. Por tal razón, el 12 de enero de 1869 decidieron dar candela al pueblo ante la imposibilidad de conservarlo, luego de haber tomado las medidas de seguridad necesarias con las mujeres, niños, ancianos y españoles residentes en él.


Escribir un comentario