La problemática del desarrollo de un pensamiento arqueológico en Cuba durante el siglo XX a través de las periodizaciones sobre los aborígenes

El desarrollo de las concepciones teóricas en la arqueología en Cuba es un tema poco abordado durante el transcurso de todo ell siglo XX, y se acepta la afiliación consciente o inconsciente de los autores a una u otra escuela foránea, posiciones eclécticas y el predominio de posiciones empíricas. Estos criterios marcaron todo el siglo XX y los trabajos dedicados a la teoría de esta ciencia son escasos. No obstante, su desarrollo puede estudiarse en trabajos que no abordan la problemática de forma directa. 

No se puede pasar por alto en dicho período la influencia de diferentes escuelas: la Americana o Normativa, durante todo el siglo XX, los intentos de establecer una Escuela Cubana de 1942 a 1952, la incorporación del pensamiento marxista en la arqueología de la isla a partir de la profesionalización de esta actividad en 1962, así como las influencias en mayor o menor medida de otras corrientes como la Arqueología Social Latinoamericana, la Nueva Arqueología o Arqueología Procesual, la Postprocesual y la Soviética.

Suponer que la escasez de estos trabajos, en las publicaciones científicas del período analizado se corresponde con la falta de un pensamiento arqueológico en la Isla, conduciría a una valoración inadecuada, porque el problema radica en el desconocimiento de que estas ideas han estado subyaciendo, en mayor o menor medida, en una buena parte de las obras publicadas, en especial en las periodizaciones y clasificaciones, y su tratamiento anterior, aunque débil, ha marcado serias pautas teóricas para dar continuidad a la investigación científica en este campo del saber.

La arqueología como ciencia es joven, se consolida a mediados del siglo XIX y logra su mayor desarrollo en el sigloXX; para su estudio en Cuba se ha dividido en tres etapas: desde mediados del siglo XIX hasta 1898; desde 1902 hasta 1958 y desde 1959 hasta 1968. Asímismo se considera un período el transcurrido de 1898-1902, correspondiente a la ocupación de la isla por las fuerzas norteamericanas.

En todo el período republicano primaron las concepciones positivistas del siglo XIX, y a partir del triunfo revolucionario, se establece un pensamiento marxista. Así mismo, a partir de la diversidad de criterios vinculados con las periodizaciones sobre los aborígenes, se puede dividir para su estudio en tres etapa: la primera de 1901 a 1921, la segunda de 1921 a 1966 y la tercera de 1966 hasta 2000, aunque esta última, en la práctica, continúa.

En la primera etapa el pensamiento arqueológico se desarrolla sobre las bases del positivismo y la influencia de la Escuela Francesa de Antropología; las periodizaciones desarrolladas en este período fueron tres, elaboradas por Carlos de la Torre (1901), Jesse Walter Fewkes (1904) y el ingeniero J.A. Cosculluela (1918). La fuente fundamental de información es de carácter histórico, sus razonamientos descansan en las obras de los cronistas y en menor medida en la valoración de piezas arqueológicas colectadas en diferentes puntos de la geografía cubana.

La polémica se mueve sobre la presencia de un solo grupo aborigen, idea manejada por Carlos de la Torre y en contraposición, tanto Fewkes como Cosculluela, consideran que son dos, uno más desarrollado que el otro. Al grupo de inferior desarrollo, el ingeniero Cosculluela lo subdivide en dos, y nombra y caracteriza uno como Guayabo Blanco. Establecen cronologías relativas.

La segunda etapa (1921 a 1966) se caracteriza por la elaboración de siete propuestas de periodizaciones, sobre las bases del positivismo y la Escuela Americana, intentos de crear una Escuela Cubana entre 1942 y 1952. Predominan los criterios a partir de la información arqueológica y también se consultan los documentos históricos. Los trabajos fueron desarrollados por Mark R. Harrington (1921), Cornelius Osgood (1942), Irving Rouse (1942), Fernando Ortiz (1943), Felipe Pichardo Moya (1945), René Herrera Fritot (1946) y la mesa Redonda de Arqueólogos del Caribe (1951).

Esta etapa se caracterizó por la presencia de científicos americanos en la búsqueda de las culturas presentes en la Isla. Cada uno de estos arqueólogos posee su propia propuesta basada en los postulados que les antecedieron, pero arribando en muchos casos a conclusiones novedosas, entre ellas las de Harrigton que propone la existencia de dos culturas: taína y ciboney, la deformación craneana la atribuye acertadamente a los taínos y no a los caribes, duda sobre la presencia de cerámica en contextos de cultura ciboney, lo atribuye a colonias de indios jamaiquinos y se pronuncia por una subcultura taína. Cornelius Osgood estudia y define a los ciboneyes enunciados por Cosculluela, como Cayo Redondo. Queda así dividido el ciboney en dos aspectos.

La tercera etapa (1966 a 2000) está asociada a cambios trascendentales en la sociedad cubana: en 1959 triunfa la Revolución que introduce profundas modificaciones en todas las esferas de la vida. En la arqueología se produce la institucionalización de estas investigaciones a partir de 1962. Los estudios de esta etapa son de orientación marxista, pero continúan utilizando conceptos y herramientas de la Escuela Americana y se produce una diversidad de criterios en la búsqueda de solución a los problemas presentes, en relación con los grupos primitivos.

De este proceso son fruto las periodizaciones de Ernesto Tabío y Estrella Rey (1966), Manuel Rivero de la Calle (1966), Antonio Núñez Jiménez (1975), Ernesto Tabío(1979), José Manuel Guarch (1990), Lourdes Domínguez, Jorge Febles y Alexis Rives (1994), así como Lilliana J. Moreira De Lima (1999).

El siglo XX culminó con el desarrollo de un pensamiento arqueológico cubano en proceso ininterrumpido de formación, que se expresó en una diversidad de criterios en los marcos del positivismo y la Escuela Francesa de Antropología, primero, y la Escuela Americana después. Se asumieron los postulados del marxismo en un segundo momento, pero sin adoptar una postura totalmente adscripta a ninguna escuela y sí una posición independiente en materia de pensamiento.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Browse top selling WordPress Themes & Templates on ThemeForest. This list updates every week with the top selling and best WordPress Themes www.bigtheme.net/wordpress/themeforest

Autenticarse