Donato del Mármol ¿Culpable?

Es común leer en los libros de historia de Cuba que una indisciplina provoca la derrota de las tropas cubanas en río Salado, tras la cual se impone la quema de Bayamo el 12 de enero de 1869.

Versiones cinematográficas también han divulgado este criterio. Se plantea que Donato del Mármol desobedece las órdenes dadas por Carlos Manuel de Céspedes y cruza el río Cauto, enfrenta la columna capitaneada por el Conde de Valmaseda, quien lo derrota.

Es una culpabilidad que ha acompañado a este mayor general por 142 años.

Estudiar las causas de la incriminación rebasa estas líneas, dedicadas a aclarar que el bayamés jamás se insubordinó. 

Las autoridades españolas intentan recuperar una vez más a Bayamo y envían una columna integrada por 2000 hombres, artillería y al Conde de Valmaseda, jefe de estado mayor, al frente. Avanzan desde Nuevitas.

Los cubanos escogen como teatro de operaciones una extensa área de terreno que forma un triángulo, desde el cruce del río Salado hasta el del río Cauto, ambos sobre el camino real de la isla de Cuba, y desde ahí hasta el poblado de Cauto el Paso. El general Donato del Mármol prepara una defensa escalonada que se inicia con la colocación de obstáculos en el camino que viene desde Las Tunas; se apostan hombres en todos los lugares vadeables de la márgen derecha del río, y se colocan trincheras donde el paso es improbable. El general Modesto Díaz está listo para atacar por la retaguardia. El plan de defensa es consultado, de seguro, con el general en jefe Carlos Manuel de Céspedes. Es pensado y calculado para obtener una importante victoria, no existe improvisación en las armas cubanas.

Durante el desplazamiento el Conde cambia de trayecto. Al chocar con los obstáculos deja el camino real de la isla de Cuba y toma el de Boajato. Pasan el río Salado por un punto imprevisto por los mambises debido a las dificultades que presenta, es una cuenca profunda, la pendiente es resbaladiza y pronunciada con una inclinación de un 68%, la subida es escabrosa, y hay una profundidad de unos 0.82 m.
   
Las tropas cubanas se presentan en el lugar el 8 de enero de 1869 cuando están en la márgen derecha atrincheradas y preparadas para combatir las compañías de infantería y la artillería españolas. Son sorprendidos y luchan en condiciones desfavorables, intentan contener el avance de la columna que se traslada por un camino estrecho que desemboca en la sabana Caridad, lugar donde se produce el primer combate de la batalla río Salado (batalla por la trascendencia política y militar que tiene para el desarrollo ulterior de la guerra en Cuba). La lucha es enconada, pero la superioridad de los españoles se impone. Los cubanos se retiran y sus contrincantes pernoctan en el lugar de la acción. Ambas tropas tienen grandes pérdidas humanas.

El 9 de enero continúa el avance de la columna por el camino que conduce a Cauto el Paso, destruyen obstáculos. Al llegar encuentran a los mambises atrincherados en la margen derecha del río Cauto, tienen ventaja, han construido trincheras y el espeso bosque los enmascara. Los españoles crean condiciones defensivas y hacen una chalana. En la tarde comienza la preparación artillera y tiros de fusilería que se extienden hasta el 10 de enero. Se inicia el combate de Cauto el Paso, segundo de la batalla río Salado. El ataque es intenso, pero no pueden desalojar la defensa cubana. 

En horas de la mañana del 11 de enero de 1869 rompen fuego de artillería y una parte de la columna toma por el camino que bordea el río Cauto y que llega hasta Cauto Embarcadero. Es un desplazamiento silencioso y no detectado por los mambises. En 3 horas aproximadas llegan al paso del camino real de la Isla en el río Cauto, inician un fuego cerrado de artillería y fusilería contra los escasos hombres que lo defienden y que ocupan casas de guano, una arboleda, un cañaveral y una trinchera. Comienza el combate de Cauto Embarcadero, tercero de la batalla río Salado. Las defensas cubanas ceden poco a poco, hasta que abandonan las posiciones.

Las guerrillas españolas alcanzan a nado la orilla derecha del río Cauto, y poco después se traslada la vanguardia, el cuartel general y el Conde de Valmaseda. En este momento llega el grueso de las tropas cubanas desde Cauto el Paso, todos los ataques son rechazados. La columna tiene expedito el camino hacia Bayamo. El general Donato del Mármol parte hacia la segunda villa fundada en Cuba para trasmitir la infausta noticia.     

La derrota sufrida por las tropas cubanas en la batalla río Salado es valorada por Carlos Manuel de Céspedes, y no señala como causa la indisciplina, insubordinación o incumplimientos del mayor general Donato del Mármol. El 15 de enero de 1869 el Padre de la Patria envía una carta al Agente de la República de Cuba en los Estados Unidos donde escribe que después de los combates en la sabana Caridad y Cauto el Paso, el Conde de Valmaseda estaba derrotado “pero una traición inesperada, que aún no hemos podido averiguar, le facilitó el medio de pasar el río frente a Cauto Embarcadero”.

La historiografía cubana ha desconocido esta opinión que exonera de culpa al mayor general bayamés Donato del Mármol. Esta rectificación es un homenaje al hombre que murió de fiebre cerebral en la manigua defendiendo los ideales de una Cuba independiente. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Browse top selling WordPress Themes & Templates on ThemeForest. This list updates every week with the top selling and best WordPress Themes www.bigtheme.net/wordpress/themeforest

Autenticarse