El discurso crítico, mucho más que un reclamo público.

Por Luis Carlos Frómeta Agüero

Una aproximación al tema que da título a esta entrevista, expone Reynier Espinosa García, investigador de la Casa de la Nacionalidad Cubana y profesor de la Universidad de Granma, en su tesis Artes Plásticas en Cuba (1940-1948), con la cual obtuvo, recientemente, el título de Doctor en Ciencias Sociales.

“La consideración responde a un orden epistémico cultural que hoy tienen las Ciencias Sociales cubanas, a partir de la fundamentación de un enfoque de análisis sociológico del discurso, diferenciado de los tradicionales, como aporte de la sociología en el proceso de estos fenómenos socioculturales.

“Particulariza en el propósito de determinar la forma de interacción social de los intelectuales generadores del discurso crítico en los espacios de circulación artística y responde, además, a la necesidad actual de realizar investigaciones conforme a las políticas que rigen el desarrollo cultural del país.

-¿Cuál es la novedad?

-Por vez primera, desde las Ciencias Sociológicas cubanas, se abordan las relaciones entre los discursos, las interacciones sociales y la crítica de Artes Plásticas, a partir del enfoque sociológico del discurso como herramienta para nuevas reflexiones.

“Responde, además, a la necesidad de innovar direcciones, teorías y métodos de análisis que permitan ampliar el estudio de las relaciones establecidas por los diferentes grupos y sectores

sociales, en determinado contexto”.

-La crítica es tema referencial en reuniones y congresos culturales. ¿Cómo valora este asunto?

-Son muy recurrentes los comportamientos de la intelectualidad, los roles que asumen, las polémicas, los conflictos generados y sus relaciones con los artistas del momento.

“En ellos debe prevalecer el juicio estético y artístico con basamento filosófico, referente a la obra de arte, que no siempre ocurre”.

-¿Existe en Granma la crítica artística y literaria?

-Desde el punto de vista periodístico se ha plasmado la crítica

cultural sobre determinados actos, eventos y acciones, pero no

respecto al hecho artístico, sí consideramos este indicador

como el termómetro de la creación.

“Continúan las presentaciones teatrales, de libros, conciertos musicales y exposiciones de artes visuales, sin una respuesta

crítica de lo que está sucediendo es imposible tener una valoración de cómo anda el proceso artístico, sin un componente esencial como es la crítica de arte”.

-¿Qué presupuestos debe tener un crítico de arte?

-La crítica es una práctica de la intelectualidad que responde a

quien tenga determinadas aptitudes para escribir, comunicar,

argumentar los juicios que se plantean, es necesario la sistematicidad en relación con los procesos artísticos y culturales,

y contar con los soportes precisos para desarrollarla.

La política cultural cubana incluye el papel de la crítica artístico-literaria y su demanda en el ejercicio comprometido, que advierta y oriente en el empeño por fortalecer la espiritualidad de la nación.

Enrumbemos entonces nuestro discurso por ese camino, seguros de sus resultados.

(Tomado de La Demajagua)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies