Vilma Espín: Una mujer de todos los tiempos.

Por MSc. Sonia Tornés Mendoza.

Al conmemorar este 7 de abril el aniversario 91 del natalicio de Vilma Espín Guillois, la Revolución Cubana evoca a una de sus mejores hijas.

Heredera de las más puras tradiciones de lucha por la plena independencia y soberanía, Vilma demostró con su pensamiento y acción el amor profundo que sintió por la patria. Así lo demostró desde su juventud hasta el final de su fructífera vida.

Estuvo presente en las luchas universitarias en su tierra santiaguera, en la clandestinidad junto a Frank, en la Sierra Maestra y el II Frente con Raúl y luego junto a Fidel en la obra creadora de la Revolución.

Desde el triunfo del primero de enero comprendió que la Revolución no podía desarrollarse sin el aporte y participación de la mujer, por lo que puso a este objetivo todo su empeño.

Por ello, fundó y dirigió la Federación de Mujeres Cubanas, una organización de avanzada en la construcción de una nueva sociedad.

Al frente de ella impulsó el desarrollo de las mujeres; aspecto que le valió la admiración y respeto dentro y fuera de Cuba. Ejemplo de ello es la participación en las actividades promovidas por la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM). Fundó el Frente Continental de Mujeres contra la Intervención; organizó y presidió grandes eventos continentales para féminas de otras partes del mundo.

Dedicó especial atención a la lucha por la garantía de los derechos de la mujer, entre ellos el de la igualdad social.

Bajo su dirección se produjeron las más profundas transformaciones en la vida y el pensamiento de las mujeres acerca del papel activo que debían desempeñar en una nueva sociedad.

Con su vida plena se convirtió en ejemplo de revolucionaria, dirigente consecuente y talentosa, que se distinguió por su modestia, sencillez, honestidad, austeridad, intransigencia, firmeza de carácter, fidelidad a la Revolución, al Partido y a Fidel.

En cada mujer enaltecida que ha recuperado su dignidad y hoy se siente orgullosa de sí misma, que ha logrado realizarse como ser humano, ser útil y brindar su aporte a la sociedad; en cada mujer que hoy puede tomar sus propias decisiones; en las que asumen responsabilidades de dirección; en las que trabajan conscientemente en las tareas de la comunidad; en las jóvenes que hoy se enfrentan a la vida con otra mirada; en cada mujer revolucionaria, está su obra.

Alicia, Mónica, Déborah, Mariela, en fin, Vilma Espín,es una mujer cubana de todos los tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies