Aimé Césaire. Análisis de la obra Cuaderno de un retorno al país natal.

Por Lic. Marielis Lázara Antúnez Ortiz

Aimé Césaire ha sido considerado como una de las voces literarias de habla francesa más importantes del siglo XX y como principal exponente del movimiento antillano de la negritud. Constituye una personalidad política reconocida del Caribe, nacido en Basse Pointe, Martinica, en junio de 1913.​ Poeta, dramaturgo e intelectual, reconocido como una de las figuras fundamentales de la poesía moderna en lengua francesa.

Con respecto a la obra Cuaderno de un retorno al país natal, publicado en 1939, es necesario explicar que la primera impresión que causa este extenso poema, es la de un complejo y elocuente discurso. Ello se representa ante la historia, lamento y exaltación que existe por el sufrimiento y la fuerza vital de la raza negra, brutalmente sometida por un régimen discriminatorio.

Este tipo de poesía americana y caribeña, que confunde los versos  con la prosa narrativa – un rasgo propio de una modernidad en la que Césaire estaba justamente inmerso- poseen un aliento extraordinario, de gran fuerza comunicativa; no solo por el mensaje de dolor y de impiedad que hallamos en el centro de estas páginas, sino también por la maestría y la riqueza expresiva con que el autor ha ido elaborando su denuncia. Es, además, un magnífico ejemplo de alta poesía política, por sus calidades artísticas y la estatura ética que nutre sus imágenes y el relato todo de la historia visible y de la historia oculta.

La obra de Aimé Césaire tiene denominaciones diversas (poesía social, poesía comprometida, poesía de la conciencia), pero  se caracteriza por centrar su temática en los seres humanos, ya sea para enaltecer sus valores genéricos, o para denunciar los atropellos, injusticias y abusos cometidos por quienes se apropian del poder en cualquiera de sus formas. Una poesía que no se evade de la realidad, sino que incide en ella con intención transformadora. Es además una poesía mediada por la libertad verbal del surrealismo, es metafórica y rica en imágenes de gran plasticidad y fuerza evocativa.

A diferencia de los surrealistas, la magia de su creación se sustenta en la riqueza de la cultura caribeña y africana, por lo que sus imágenes y metáforas cumplen un objetivo ajeno al puro experimentalismo. La obra de Césaire es trascendental al denunciar las condiciones de explotación y humillación en las que se encontraba el hombre negro y porque retoma el difícil posicionamiento identitario como problema, situando a éste en el centro de la escena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies