La rumba como lenguaje dilecto

Por Diana Iglesias Aguilar

Parsimonioso y tímido, de pocas palabras pero con un mundo espiritual rico e ilimitado, que sustenta en sólidos principios humanistas, creencias religiosas y la música, ese lenguaje universal, del que Eber Pacheco Montero prefiere la rumba como dialecto para comunicar estados anímicos, historia y arte.

Bayamés con formación autodidacta, son la percusión y el canto sus atributos musicales, los que ejercita en los últimos tres años en Team- Bayam, conjunto músico danzario donde la rumba es la reina de los ritmos. De casta le viene a Eber el don de cantar.

María Montero, su mamá, fue de las jóvenes que en la década de 1980 clasificaron para el concurso nacional ” Todo el mundo canta”, posible éxito frustrado por el machismo patriarcal. Pero ella perseveró, como lo hace hoy su hijo y siguió regalando interpretaciones en peñas de trova, como Eber y su gente en cuanto escenario les demande, aunque no tienen aún el aval que les permita trabajar como profesionales.

Tios y primos en la genealogía Monteron llevan con orgullo la historia musical de la familia, algunos reunidos en torno al proyecto rumbero, por el que apuestan sin dudas de que hay un público ávido de disfrutar del ritmo surgido en el occidente de Cuba.Hasta Matanzas, cuna rumbera fue Eber a beber de la savia original.

Allí se enamoró del caudal cultural del ritmo surgido como diversión de negros esclavos, la que servía de escape a medios hostiles y degradantes. Hablar de la rumba desinhibe a Eber, el que habla con un cepillo de carpintero a mano, su otra profesión, también arraigada en la familia y la que sirve de real sustento ante la espera de la desición del consejo técnico que le apruebe el proyecto y la amemaza al mundo artístico que constituye la pandemia de la covid 19 hace un año.

Rumba es vida para este hombre que se suelta interpretando un canto como si en el le fuera la vida. Le acompañan otras cuatro voces y los músicos que hacer percusión, tocan chequeré, las claves y la pareja de baile que les acompaña. El ritmo es flexible y admite versiones de temas populares, patrióticos o amorosos, habrá para todos los gustos.

Team- Bayam pretende complacer a esos intrépidos bailarines que expresan con sus extremidades y contorsiones sentimientos más allá de épocas y raíces. En fecha reciente el grupo fue protagonista de un hermoso hecho: el donativo de alimentos para un centro de aislamiento de pacientes con covid19 y el regalo musical a los trabajadores del lugar.

Estudiar sin cansarse la rumba es otro de los retos diarios de Eber, dialoga y explica con pasión los aspectos teóricos que enlazan el yambú, la columbia, el guaguancó, en su discurso aflora una pasión, un sentido, el lenguaje con el que prefiere comunicarse y lo hace con soltura con el público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies