La Cultura en la hora actual de Cuba: Un proyecto en buenas manos

Las nuevas dinámicas impuestas por la COVID-19 han alcanzado a todos los escenarios de la vida, ya se les mire como países, procesos, instituciones, personas. Esas dinámicas suponen el sano ejercicio de (re)pensarnos y reinventarnos en el mismo camino donde se van enfrentando los retos.

¿Cómo se asumió el desafío de mantener la vida cultural durante 2020 en medio de la pandemia? ¿Qué lecturas han dejado esas experiencias? ¿Cuáles son las proyecciones para 2021?

Para conocer la realidad y gestión de un ministerio que tiene sobre sus hombros la custodia y defensa de una invaluable conquista social, comparecieron este jueves en la Mesa Redonda el ministro de Cultura, Alpidio Alonso Grau, el viceministro Fernando Rojas Gutiérrez y el director de Comunicación de ese organismo, Alexis Triana Hernández.

La Cultura a examen: Participación, inventiva y creatividad como denominadores comunes

Al repasar un almanaque de gestión desde la mirada institucional y de gobierno, el titular del Ministerio de Cultura (Mincult), Alpidio Alonso, significó que “el 2020 fue un año extraordinario en muchos sentidos. Estuvo signado, en primer lugar, por el impacto terrible de la pandemia, que todavía sigue generándonos dificultades, a pesar del enfrentamiento ejemplar que ha hecho nuestro país”. Y signado, además, por el recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos. Sin embargo, “lejos de amilanarse el movimiento artístico cubano se creció”.

Al resumir el espíritu de trabajo con que se asumió el reto, destacó la plausible respuesta desde la participación. “Creo que la COVID-19 sacó lo mejor de nuestra gente. Se desató una ola de creatividad extraordinaria, que es lo que hemos visto durante todo el año pasado y lo que sigue ocurriendo hoy en medio de la pandemia.

Surgieron las más insospechadas iniciativas y cambiamos. La Cultura se movió de escenario. Pasamos a las redes sociales, al mundo virtual, comentó.

No obstante las tensiones supuestas por la enfermedad, estas se convirtieron en un elemento dinamizador que se articuló con el impulso dado  ̶ dentro del Mincult ̶  a la innovación, la creatividad, abandonar caminos trillados. Algo en lo cual el Presidente Díaz-Canel ha insistido mucho: en la capacidad de innovar. Eso se puso de manifiesto en este período.

“Hemos querido ‘contemporaneizar’, con los procesos culturales actuales, aquellos otros que se dan muchas veces al margen de las instituciones, sintonizando con nuevas audiencias, llegar a públicos nuevos, romper viejos esquemas de trabajo, eliminar trabas, cambiar conceptos de trabajo ya superados por la vida, implementar nuevas formas de hacer que nos permitan avanzar”.

Y esa voluntad, esos conceptos, esas ideas han estado presentes en todo lo que hemos hecho y en lo que nos proponemos ahora hacer para este año. Hemos trabajado, a partir del programa de desarrollo cultural y de la estrategia de desarrollo económico. Son dos guías para el trabajo que hemos seguido y trazan un camino para el Ministerio de Cultura y para todo el trabajo de las instituciones en general en nuestro país.

¿El denominador común? “La participación, la inventiva, la creatividad”, acotó. “Tenemos un deber moral grande quienes trabajamos en la Cultura, porque es uno de los sectores que está prácticamente subvencionado por el Presupuesto del Estado y nosotros hemos identificado muchas reservas en el sector para captar recursos” de cara a la economía nacional, aseveró Alonso Grau.

Asimismo, recordó el llamado explícito del Presidente de la República en el último Congreso de la UNEAC, en aras de que las empresas del sector hicieran un mayor aporte al Producto Interno Bruto (PIB) del país. “En ese sentido, nuestra estrategia identifica muchos nichos, muchas reservas y estamos trabajando en ello para tratar de desplegarnos”, enfatizó.

De ahí que se optimizara el tiempo en función de preparar todos los elementos esenciales para que, una vez llegada la normalidad, fuera posible materializar todas esas acciones.

Particular connotación revistió ese año la presentación del expediente para el perfeccionamiento funcional, de estructura y composición del ministerio. Lo anterior con el objetivo de adecuar las estructuras institucionales para enfrentar los retos derivados. Ese proceso, resaltó, intenta responder a las preguntas: ¿Qué ministerio necesitamos? ¿Qué ministerio necesita el país para atender y darle respuesta a los retos? 

Muchos de los fenómenos de creación y promoción del arte en los últimos años se han ido desarrollando al margen de las instituciones. Tenemos que rediseñar las estructuras institucionales y las formas de hacer, insistió el ministro.

En este sentido, dijo, se aprobó el proceso de perfeccionamiento. También se efectuaron múltiples encuentros con artistas, intelectuales, escritores, miembros de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), de la Asociación Hermanos Saíz (AHS); fundamentalmente al cierre del año.

Hemos trabajado mucho, y el Presidente le ha dado un seguimiento personal también, a los acuerdos que se tomaron en el Congreso de la UNEAC. Hemos estado haciendo un seguimiento sistemático, y las instituciones culturales han estado intercambiando permanentemente con las distintas asociaciones de la UNEAC, valoró.

De igual manera se ha hecho con la AHS y con los acuerdos adoptados en la Primera Conferencia del Sindicato de los Trabajadores (de la Cultura).

Es ese vínculo que se generó desde Palabras a los intelectuales y siempre mantuvo Fidel, al cual se le da continuidad hoy. Habló de lo poco común que resulta en el mundo que un Jefe de Estado invierta energías y buena parte de su tiempo con los artistas, a confrontar ideas, a escucharlos y  ̶ en muchos casos ̶  a poner en la agenda nacional asuntos que allí se debaten y se ponen sobre la mesa. “Yo creo que eso es ejemplar, ese es el verdadero diálogo. 

La política de entrega de financiamiento a los proyectos artísticos se posiciona como medida de protección a los artistas y, a la vez, en calidad de garante de mantener en el tiempo alianzas estratégicas y proyectos de gran alcance.

Al respecto, trascendió en la Mesa Redonda que este año (2020) se entregó financiamiento a 112 proyectos, el año pasado (2019) fue a 87. En tanto, se realizaron dos convocatorias del Fondo de Fomento del Cine Cubano, a las que se presentaron 128 proyectos y resultaron premiados 23 en la primera, e igual número en la segunda. Un viejo reclamo del sector.

Se financiaron por otras vías más de 200 conciertos transmitidos por streaming, 112 videoclips, seis documentales, 568 teleclases y más de 700 cápsulas con mensajes de bien público. En total, más de 1 500 audiovisuales durante 2020, en un esfuerzo por potenciar la comunicación dentro del Ministerio de Cultura, que es uno de los frentes donde más se ha avanzado en este período.

“Fue la COVID-19 la que desató esa imaginación y fueron los propios creadores quienes nos llevaron a ese punto”, suscribió.

Según explicó, se ha potenciado la creación de materiales audiovisuales que promueven temas patrióticos, vinculados con la Historia de Cuba, nuestras tradiciones de lucha y las mejores tradiciones culturales. Por ejemplo, la campaña Con la misma estrella, los videos dedicados a La Bayamesa: “tres canciones preciosas”, el video de El mambí, el de Yo soy el punto cubano…

Refirió, igualmente, la promoción de materiales como las décimas Quererse de lejos, de El Club del Poste (Santa Clara), y el de la conga Con Cuba no te metas, de Virulo, la cual contó con la colaboración de la Conga de Los Hoyos y otros artistas. Materiales estos que, en el sentir del ministro, “expresan una gran vocación de servicio” y hablan de la participación directa de los creadores en la promoción de “contenidos de una elevada elaboración artística”.

Al abundar en otras experiencias destacables en 2020, Alonso Grau rememoró la creación del Consejo Técnico Asesor del Mincult y el fortalecimiento de los consejos técnico-artísticos de las diferentes instituciones. Unido a esto, mencionó cómo en ocasión de las dos décadas del Sistema de Ediciones Territoriales cada una de las editoriales provinciales fue beneficiada con la entrega de un nuevo módulo de impresión de máquinas RISO. Una noticia que agradecen escritores, casas editoras y los destinatarios finales de esas páginas.

Vale destacar  el rediseño de los Consejos Editoriales Provinciales, con una mayor participación de los escritores de manera que se garantice una mejor calidad de lo que se publica.

Tras la elaboración conjunta con la UNEAC y la AHS y consultando también a los gobernadores de las provincias, está por salir ya una Resolución que ofrece pautas para la programación en los diferentes espacios institucionales del país, anticipó.

Loable resulta, además, el hecho de que en ese escenario viese la luz la Red Nacional de Investigadores en Cultura y Arte, con la participación de 300 integrantes de una red que comprende 32 instituciones. La implementación del portal gubernamental  ̶ con los elementos de gobierno electrónico, hospedaje y publicación en el Centro de Datos de Etecsa y certificado digital incorporado ̶ también destaca entre las acciones realizadas. A propósito, este espacio devino importante herramienta de gestión para dar respuesta a las inquietudes de la población.

Trascendieron más adelante la rúbrica del Convenio Cultura-Turismo, un reclamo y un debate intenso del Congreso de la UNEAC;  la reestructuración de la Comisión Cultura-Turismo; la reactivación del Comité de Eventos del Mincult; así como el rediseño del plan de eventos.

Por otra parte, Alonso Grau significó que se continúa trabajando en las inversiones en el sector de la Cultura, particularmente en la Estación Cultural de Línea. La instalación que acogió la sede de la Feria de Artesanía, organizada recientemente por el Fondo Cubano de Bienes Culturales. Entre las obras que son objetos del plan de inversiones, figuran: la sede del Ballet Nacional de Cuba y una nueva sala de lectura infantil y juvenil en la Biblioteca Nacional José Martí, que llevará el nombre de Eliseo Diego.

Industrias culturales: claves para la promoción y el consumo

“Estamos impulsando, por supuesto, el desarrollo de las industrias culturales en el Ministerio de Cultura”, remarcó Alpidio Alonso.

En ese orden, abundó, han sido identificados diez indicadores importantes. Por ello se cuece la realización de un evento dirigido a conceptualizar “qué son las industrias culturales para nosotros, que nos permita explotar esas potencialidades desde el punto de vista de la cultura que defendemos.  El sentido descolonizador que defendemos nosotros en la Cultura”, añadió.

“No se trata de reproducir conceptos con los que se trabajan en otros lugares las industrias culturales. Y ahí han crecido muchos los proyectos de colaboración. Estamos dando pasos concretos en la inversión extranjera, en el encadenamiento con otros organismos de la administración central del Estado, en abrir nuevas capacidades para la exportación y la sustitución de importaciones”.

Las empresas del sector, a pesar de la COVID-19 y de todos los obstáculos, “trabajaron duro”, lo que se tradujo en el esfuerzo por llegar hoy al 92% de cumplimiento de los planes previstos para el pasado calendario.

Dentro de los resultados en materia de comunicación, es meritorio aludir el estudio multimedial que se creó en el Mincult, “articulado con una autopista virtual que permite la transmisión sistemática de información y la producción de contenidos audiovisualesspots, programas de televisión, cápsulas y otros”.

A lo anterior se le suma la buena nueva de una web TV que deberá ver la luz próximamente, con ocho horas de transmisión diaria. Iniciativa esta que da fe del uso de las tecnologías en acompañamiento a la labor de la creación artística.

Tenemos perfilada la convocatoria de un concurso-competencia de apk para la Cultura. Además, estamos a punto de terminar la edición de un extraordinario material informativo con miles de películas, animados, conciertos, discos, libros digitales, que vamos a entregarles  ̶ como un módulo ̶  a las bibliotecas públicas, a las escuelas de arte y a diferentes instituciones culturales en el país, compartió el titular del Mincult.

Observó el crecimiento de las editoriales, particularmente Cubaliteraria, en términos de producción de ebooks  ̶ libros digitales ̶ , condición que corrobora la voluntad de innovación y de generar nuevas opciones para el disfrute de la lectura.

Incluyó en la lista de logros, en un esfuerzo por impulsar la informatización de los procesos en la Cultura, la instalación de una terminal de reservas que posibilitará apartar, a través de una aplicación informática para teléfonos celulares, las capacidades disponibles de los principales teatros. “Es decir, hemos estado inmersos en muchas cosas y en muchos sentidos”.

Significativo resulta el dato de que, hasta hoy, más de 21 000 músicos profesionales en el sector y unos 6 000 artistas escénicos han recibido una protección salarial, en calidad de ayuda del Estado antes estas nuevas condiciones laborales, de manera que ninguno de ellos ha quedado abandonado, sino que han recibido el apoyo estatal.

“Un ejemplo del respaldo de la Revolución a la creación artística, de lo que significa la Cultura para el proyecto social socialista nuestro. Eso es más elocuente que cualquier otra cosa: la voluntad de respaldar la Cultura y de continuar viéndola  ̶ no en un sentido mercantilista ̶ , sino como un elemento esencial para el crecimiento espiritual de nuestra gente y para mejorar la calidad de vida de las personas”.

Pensar la Cultura para mantenerla a buen recaudo

El viceministro de Cultura, Fernando Rojas Gutiérrez, subrayó cómo se ha producido una combinación de ejercicios programáticos, basados en fundamentos científicos y, también, en el diálogo y la discusión permanente con los creadores. Eso combinado con el esfuerzo demandado, en pos de mantener la vida cultural, a la par de atender y seguir conversando con los artistas.

La protección salarial aludida por el ministro fue algo inédito y constituyó una de las experiencias que pudimos intercambiar con funcionarios, investigadores y creadores de la Cultura de otros países. Una expresión clara de cómo, al proteger los salarios de los que trabajan en el sector presupuestado y los que lo hacen para el mercado, “estamos protegiendo tanto lo más contemporáneo, lo más indagador como lo más popular”.

Rojas Gutiérrez repasó algunos de los principales eventos que tuvieron lugar en 2020: Pudimos hacer la Feria Internacional del Libro de La Habana, dedicada a la república Socialista de Vietnam, a Ana Cairo y a Eugenio Hernández Espinosa. Después en marzo tuvimos que empezar a reconvertirnos hacia estos ejercicios por vías digitales, pero así  ̶ por ejemplo ̶  se participó en un grupo de actividades organizadas por la Unesco y otras organizaciones internacionales, en foros de ministros…

Se realizó, además, una serie de actividades muy importantes como la Red En defensa de la Humanidad, los paneles Cuba en el mundo, con destacados amigos y amigas intelectuales, escritores y artistas de distintas partes del mundo, agregó. A propósito, la Red En Defensa de la Humanidad, de Costa Rica, dio a conocer una contundente declaración de respaldo En defensa de Cuba y de la Cultura Cultura.

A ello incorporó otros eventos artísticos muy interesantes como el Concierto por Cuba, organizado por el Instituto Cubano de la Música y el Hot House de Chicago, y las ediciones virtuales de ferias del libro de varios países, donde Cuba participó en distintos espacios digitales.

El viceministro señaló que, a pesar de las circunstancias, Casa de las Américas también pudo realizar homenajes, de manera alternativa, a figuras como Roberto Fernández Retamar y Eduardo Galeano.

Asimismo, se refirió al desarrollo de un grupo de actividades internacionales “que pudimos mantener durante el año y que nos acercaron a amigos y pueblos hermanos”.

Rojas precisó que, en determinadas fases, en la “nueva normalidad” … sí hubo programación, aun cuando en unas provincias despuntó más que en otras. Hizo mención a actividades como las realizadas durante el verano y la jornada por la cultura cubana. Advirtió que durante ese proceso se evidenció mucha solidaridad entre los artistas.

También señaló que, hasta el momento, no ha existido ningún incidente asociado a los contagios por la pandemia en un teatro, por ejemplo. Las actividades se han hecho manteniendo las normas sanitarias y el distanciamiento físico, lo cual también hizo posible la entrega, por distintas vías y en actos presenciales, de los premios nacionales en las distintas manifestaciones artísticas y todo un conjunto de eventos importantes.

Fernando Rojas, remarcó que todas estas iniciativas se hicieron de conjunto con la asociación de creadores y el sindicato, los cuales están “en una zona más prospectiva, de reflexión hacia el futuro con el seguimiento de los acuerdos a sus congresos: el de la UNEAC, de la Asociación Hermanos Saíz y de la Conferencia del Sindicato”.

Aseguró que en este último, por ejemplo, fueron atendidos los reclamos de los artesanos de Varadero para que pudieran realizar mejor su trabajo allí.

“Hay acuerdos muy importantes que se han cumplido como los de la UNEAC, con la nivelación de los salarios de los instructores de las casas de cultura, el inicio de actividades en grupos docentes en unidades artísticas del teatro, los consejos editoriales, la recuperación del concurso Adolfo Guzmán y la entrega, por primera vez, del premio de Circo”.

También destacó la importancia de dos políticas aprobadas y de las cuales ya se prevé leyes en el cronograma legislativo: la de Patrimonio y la de Derecho de Autor. Así como de la implementación del programa sobre el racismo y discriminación racial, pues “la sociedad civil nos está exigiendo que demos más información en temas importantes como la actualización de investigaciones”, aseguró.

En cuanto a las cuestiones por mejorar, el viceministro de Cultura, mencionó el perfeccionamiento empresarial del sistema de la música. “Es algo en lo que estamos trabajando, expresión más concreta de un diálogo muy intenso con los creadores, en los cuales participa de manera directa el presidente de la República y otros organismos, con criterios muy abiertos, muy flexibles”. 

Además, se refirió a otros desafíos que “vienen de procesos anteriores” como el relacionado con la enseñanza artística, donde aún “se necesita un mayor involucramiento con los temas de infraestructura de los gobiernos provinciales” y la estrategia de formación de los recursos humanos “que tiene que ver tanto con los artistas como con otros profesionales que egresan de las universidades y van a trabajar a la cultura, dijo.

“En medio de esto y también como parte del perfeccionamiento general de nuestra sociedad, enfrentamos la Tarea Ordenamiento. Como en el resto de los sectores se efectuó la reforma general de salario y tuvimos que trabajar muy duro atendiendo a las demandas de la población, a los precios y tarifas que se nos han pedido. Lo hemos hecho con severidad”.

Rojas se refirió al aporte de instituciones significativas para el organismo como el Centro Che Guevara, donde hay una obra importante de sus inversiones, y a la labor de las fundaciones y asociaciones, que suman 23, y con las cuales todavía deben resolverse “algunos temas pendientes del ordenamiento” de conjunto con el Banco Central de Cuba.

“Seguimos teniendo problemas con la infraestructura del sistema institucional, estas inversiones los atenúan, indican prioridades, pero todavía nos falta mucho por hacer. Tenemos la asignatura pendiente de la crítica artística literaria, en su sentido orientador, formador, educativo; forma parte de las cuestiones que tenemos pendientes con nuestros artistas”.

El viceministro también habló sobre la batalla mediática de los últimos meses, a la cual catalogó de “mucha complejidad” y sobre la cual todavía queda mucho por hacer en “términos contemporáneos”.

Se refirió a la importancia de avanzar en un diálogo con sentido, que apunte a la solución de problemas, a la atención cultural de la población. “Esto solo se puede hacer si tenemos cuadros, especialistas calificados y en particular, si se produce la siempre necesaria promoción de jóvenes más calificados a la actividad de dirección de la cultura”, dijo.

El viceministro hizo un paréntesis para abordar la confusión que se creó en las últimas horas con la lista de las tareas limitadas para ejercer en el trabajo por cuenta propia, donde se incluyen áreas de su sector que tienen otras regulaciones específicas.

Partió de las nota emitida por el ICAIC en la jornada de hoy, donde se aclara que la producción audiovisual y cinematográfica no está afectada por las nuevas disposiciones del trabajo por cuenta propia, sino que están normadas por el Decreto Ley 373, la cual “también menciona a figuras imprescindibles del trabajo por cuenta propia que contribuyen esencialmente a esta labor”.

Al respecto explicó que existe un antecedente en el siglo pasado con el Registro de los Creadores Independientes de las Artes Plásticas, el cual tiene expresiones concretas en los regímenes fiscales, tributarios y de seguridad social.

Asimismo, señaló que puede haber modificaciones a partir de procesos de conciliación de las normas jurídicas con el Ministerio de Trabajo. “Nosotros continuamos analizando otros temas, como el de las galerías, es un asunto complejo, en el cual tenemos que buscar consenso; estamos hablando mucho con los creadores y la institución.

“También hay una inexactitud con la lista que se publicó relacionada con la grabación, porque sí se van a autorizar. Estamos tratando eso adecuadamente con el ministerio y, ratificamos que los sellos editoriales deben ser estatales, institucionales y encadenarse con estos estudios de grabación que serán autorizados como forma del trabajo por cuenta propia”, dijo.

La comunicación como área estratégica del trabajo cultural

Sobre la importancia de la comunicación como pilar esencial del trabajo cultural en el país, se refirió Alexis Triana, director de Comunicación del Ministerio de Cultura.

Se refirió a la cooperación, en medio de la COVID-19, de las productoras de video que trabajaron de manera voluntaria y brindaron sus equipos con tal de mantener una señal continua.

“Ese es un hecho extraordinario, a tal punto de que el Ministerio de la Cultura, propuso a su sindicato que le entregara la condición de Proeza Laboral”, reconoció.

“Para nosotros lo esencial es que hemos ido tomando una iniciativa que debe ser realzada, es una guerra que se nos hace, es una batalla comunicacional. A cada minuto se trata de manipular a nuestras audiencias. Hoy es con los realizadores audiovisuales, ayer era con los músicos cuando trataban de desvirtuar la subvención salarial, que es única en el mundo”.

Triana señaló la importancia de las inversiones en la comunicación para poder respaldarse, así como los logros obtenidos en este periodo: el estreno de más de 100 videoclips y un aumento significativo de su impacto en las plataformas digitales.

El Ministerio de Cultura de Cuba ya cuenta con más de 25 000 seguidores de Facebook, casi 10 000 en YouTube y 11 000 en Twitter. Son espacios que permiten promover la cultura cubana al mundo, advirtió.

Sobre los conciertos en línea remarcó que, desde el 24 de marzo, cuando iniciaron, hasta hoy, superan las 100 horas de transmisión. Valoró la importancia de enlazarlas con las páginas de instituciones culturales (130 en total) y el apoyo de productoras de videos independientes, dispersas por todo el país.

“Todo eso es un esfuerzo complementario al sistema institucional, porque quieren participar y comunicar con nosotros”, aseguró.

También se refirió a estadísticas interesantes: más de 7 millones de internautas alcanzados, más de dos millones de videos reproducidos, visualizaciones en 134 países, y por región, con preminencia en la Florida (Estados Unidos), La Habana y Santiago de Cuba.

Además, señaló las alianzas con el sistema de radio y televisión nacional, que ha permitido la transmisión de conciertos por sus canales.

Añadió como otros de los logros el hecho de que el Noticiero Cultural se mantuvo en la etapa de pandemia, informando de lunes a viernes, el estreno de una nueva etapa de teatro en la televisión, “una manera de llegar a otro espacio y promover a los artistas, que es lo más significativo”, aclaró Alexis Triana.

“Hemos hecho otras transmisiones significativas como la del Día del Libro y por el centenario de Roque Dalton desde Casa de las Américas. Vamos a preparar también una Web Tv que funcione como un canal cultural por Internet en este año”.

Desafíos de la política cultural cubana a 60 años de Palabras a los Intelectuales

Fidel Castro durante el discurso conocido como “Palabras a los intelectuales”, en la Biblioteca Nacional, el 30 de junio de 1961.

El Ministro de Cultura se refirió al programa de acciones que permitirán celebrar un discurso tan “trascendente y extraordinario” como el ofrecido por el Comandante en Jefe Fidel Castro, a finales de junio de 1961, cuando concluyó su tercer encuentro con escritores y artistas cubanos.

“En el discurso nace simbólicamente la política cultural de la Revolución, ahí están las ideas esenciales y principios de todo lo que se ha hecho”, dijo Alpidio Alonso. 

“A veces se trata de reducir a una frase, pero que es un discurso que trasciende, incluso el ámbito de lo artístico y literario, se convierte en una plataforma inclusiva para la participación en la Revolución. Este aniversario es una gran fiesta porque tenemos que sentirnos orgullosos de la política cultural que tenemos, que no es perfecta, mucho menos cuando se ha hecho en las condiciones que ha tenido Cuba, de trinchera”.

Alonso mencionó el hostigamiento constante al que se ha sometido Cuba en la medida que ha ido creciendo la obra de la Revolución cubana, que es “innegable”.

“No se puede aspirar a entender qué cosa es la Revolución cubana si no se piensa en qué ha sido su política educacional y cultural.

“Es muy reconfortante saber que han sido los jóvenes quienes se han apropiado de esa fecha, fueron ellos quienes prepararon toda la campaña. Son jóvenes que comprenden en profundidad la política cultural, el papel de las instituciones en ese doble diálogo que deben tener con el movimiento artístico del cual se sienten representantes y sin el cual no tendrían ningún sentido, y, el diálogo con el público, con el pueblo.

El ministro también abordó el tema de los ataques a los que se ha sometido la Cultura en los últimos meses y el intento de ignorar el trabajo de las instituciones como canales y espacios para el debate. “Se quiere invisibilizar esa obra, se ha ignorado realmente la complejidad del arte que nosotros auspiciamos”, dijo.

“Sin la cultura sería inconcebible el proyecto socialista, por eso es que la están atacando, se quiere fracturar la unidad entre los escritores, artistas y nuestras instituciones, se quiere fracturar la vanguardia artística y política que se gestó durante todos estos años, se quiere fracturar nuestra identidad. 

“Se sabe bien lo que significa la cultura y lo que significa la voz de nuestros intelectuales, por eso es que están intentando atacar a la cultura, pero contamos con la vergüenza de nuestra gente, con el patriotismo demostrado por nuestros escritores y artistas, por el  compromiso que ha estado presente en este último año de trabajo”, concluyó.

Vea en video: 

(Tomado de Cubadebate)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies