Batalla de Guisa, lucha decisiva del Ejército Rebelde.

Por Yanurys Andino Castro

Ni la metralla de los aviones, ni el incesante fuego de los tanques y de la artillería del enemigo, pudieron detener aquellos diez últimos heroicos días del mes de noviembre de 1958, combatió valerosamente hasta la victoria, contra un enemigo muy superior en hombres y armamento.

La Biblioteca Provincial “1868”  rinde homenaje a la heroica Batalla de Guisa comprendida durante los días del 20 al 30 de noviembre de 1958. En la Sala de Fondos Raros y Valiosos podrás encontrar volúmenes que se atesoran y relatan con mucho más detalle esta Batalla. Puede dirigirse a la institución y solicitar el servicio.

Fragmentos del discurso pronunciado por el comandante en jefe Fidel Castro Ruz en Guisa.

“Este lugar donde estamos reunidos, nos recuerda una de las acciones más audaces, más temerarias de nuestro Ejército Rebelde, cuando al fin de la ofensiva, la última lanzada contra la Sierra Maestra, se inicia la contraofensiva nuestra. Salen de la Sierra Maestra las distintas columnas, aparte de las que habían salido con anterioridad para formar el II Frente Oriental y el Frente de Santiago de Cuba, con las armas ocupadas del enemigo…”

“Aquí comenzaron los comandantes con una patrulla que iba y venía todos los días de Guisa a Bayamo. Claro que en cuestión de minutos fue liquidada la patrulla. Allí se le ocuparon las primeras 23 armas; después de ese primer combate, en vez de 180 éramos 203 hombres armados. A lo largo de los combates se les fueron ocupando armas, incluso un tanque intacto en perfectas condiciones. Nadie sabía manejar un tanque, a decir verdad; nadie sabía manejar un cañón de tanque… ”

“Hay un hecho muy importante, y es esa loma que no tenía nombre y hoy se conoce como la loma de “Coroneaux”, porque es loma jugó un papel importantísimo. Ahí había alrededor de un pelotón nuestro; estaba muy próximo a la ciudad. Como la infantería enemiga no podía pasar por la carretera mientras nosotros tuviéramos esa loma, los tanques no pasaban; porque el enemigo sabía que teníamos mina. Y a pesar de nosotros solo teníamos fusiles y minas; ellos, con sus tanque, su artillería y aviación, no pudieron pasar por aquella carretera. Eso duro alrededor de 10 días.”

“En cierto momento, la posición era muy difícil, fue necesario pedir voluntarios. ¡Y sobraron voluntarios para defender la posición! Y entre los voluntarios, una escuadra del pelotón de mujeres “Mariana Grajales”. Es decir que allí, en aquella loma dificilísima, participó junto a los hombres una escuadra de mujeres. Resistieron allí los 10 días de bombardeo, porque  los 10 días que duró la batalla de Guisa, la aviación enemiga estaba desde el amanecer hasta la noche, atacando las distintas posiciones. La artillería atacó aquella posición mucho; los tanques hacían tiros directos, los tanques Sherman, contra aquella posición. Precisamente, a Coroneax lo mata un disparo directo de cañón de tanque. Pero la posición no fue abandonada”.

Descuide Comandante por aquí no pasarán.

                                                                        Braulio Coroneaux.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies