Esa amalgama hermosa y huracanada.

Por: David Dagota

Hacer periodismo en los tiempos de las redes sociales donde hay una infinidad de fuentes al acceso, manipulaciones, noticias falsas y una amalgama multimedial es un desafío al que Diana Iglesias Aguilar se enfrenta sin miedos.

Su obra está marcada por la sagacidad y la prontitud con que a diario sale a buscar el hecho cultural. Es psicóloga de profesión, productora de audiovisuales y amante de lo bello. Por tales razones su nombre es bien conocido ya en el gremio cultural y sus instituciones. Sus trabajos periodísticos son testimonios del quehacer de la cultura en Granma, en ellos se puede observar cuánto se hace y se ha hecho.

Esta breve entrevista es parte del agasajo que recibiera por haber resultado una de sus obras  mención en el concurso Crisol de artículos culturales convocado por el Centro Provincial de Superación para la Cultura y el Portal Crisol.

DD- A estas alturas del desarrollo de la civilización universal no hay quien ponga en dudas la valía de la mirada multidisciplinar al ejercer una profesión u oficio. Eres psicóloga de academia, ¿Cómo llegas al periodismo y en tu experiencia qué le aporta una cosa a la otra?

DI- Desde el florecer del conocimiento en la humanidad los saberes que atesoraron los sabios fueron múltiples. En un mismo ser humano convergía un gran filósofo, astronauta, escritor, médico y otras muchas actuales profesiones y hasta oficios. Para mí todo está tan interconectado.

Pongo sólo un ejemplo: Leonardo da Vinci: poeta, pintor, músico, arquitecto, urbanista, anatomista, botánico y mucho más. He visto y chocado a estas alturas de la civilización con  quién pone en duda esos ejemplos. Algunos lo llaman intrusismo profesional, cuando alguien sin conocimientos previos de una tarea o proceso asume la responsabilidad de llevarlo a buen término. Pero eso es harina de otro costal.

DI- Desde el florecer del conocimiento en la humanidad los saberes que atesoraron los sabios fueron múltiples. En un mismo ser humano convergía un gran filósofo, astronauta, escritor, médico y otras muchas actuales profesiones y hasta oficios. Para mí todo está tan interconectado. Pongo sólo un ejemplo: Leonardo da Vinci: poeta, pintor, músico, arquitecto, urbanista, anatomista, botánico y mucho más.

He visto y chocado a estas alturas de la civilización con  quién pone en duda esos ejemplos. Algunos lo llaman intrusismo profesional, cuando alguien sin conocimientos previos de una tarea o proceso asume la responsabilidad de llevarlo a buen término. Pero eso es harina de otro costal.

Te decía que para mí los saberes en la vida se conectan. Sigo siendo psicóloga, hay personas que no lo entienden. El campo de la psicología general es muy amplio y aporta en cualquier ámbito una mirada mucho más humana, análisis de situaciones más profundos y desde puntos de vista individual, familiar, social y hasta económico y político.

La psicología tiene como herramientas científicas la observación y la entrevista, dos aliadas inseparables en la cotidianidad del periodista. Estudiar en la Universidad de Oriente cuando se abría la carrera y luego ejercer a tiempo completo más de una década en el área clínica me preparó e hizo ver que los sueños son posibles de realizar y se puede ayudar a las gentes a sentirse mejor y a ser mejor y hacer bien como principio desde muchos sitios.

No he renunciado a mi espacio en la radio como psicóloga donde brindo orientación familiar, ni renunciaré a ayudar a quienes me lo piden. No pasa una semana sin que alguien me llame o me busque, personas desconocidas que desean atenderse y nunca digo no. La radio me ayudó a llegar al periodismo.

Te confieso que temí hacer el examen para estudiar periodismo cuando cursaba el duodécimo grado, que sigue siendo riguroso, sin embargo eran sólo 10 carreras de psicología y había que someterse a un examen de actitud posterior a las pruebas de ingreso, algunos no lo superaron.

Ya yo tenía definido lo que quería ser y ya vería como organizaba esas ideas en mi cabeza porque por un lado tiraba la historia y por el otro el periodismo y ya yo estaba aparentemente por otro camino. Mucho agradezco a Fernando Mederos e Idania Guerra, al programa En Antena, a la radio que permite conjugar todo y desencadenar mi pasión por la historia como escritora hace 17 años del dramatizado Apuntes de Nuestra Historia.

No pierdo el miedo al micrófono, ni a la cuartilla en blanco, sin embargo frente a un ser humano es distinto: puedo decirle que no se, que voy a consultarlo, que estudiaré su problema y le doy seguridad de la ayuda, aunque en ese momento no lo sepa todo porque me siento más segura.

En ambas profesiones la palabra se convierte en arte. Recuerdo el curso de técnicas periodísticas, todos teníamos una formación académica previa y un profesor nos recalcaba a diario que esa era una gran ventaja para un periodista y hasta hoy estoy segura de eso. No hay límites en mi trabajo, soy una sola. Y estoy feliz con los resultados, puedo dar la mano, poner el hombro y seguir soñando.

DD- El periodismo especializado posee sus propias normas, mientras más se conoce el campo de estudio más aguda puede ser la mirada. ¿Cómo ha sido en tu caso?

DI- Admiro y respeto mucho a los periodistas que se especializan en determinados temas. Leo, escucho y veo los análisis de otros colegas en el decursar de la pandemia, la economía, las relaciones internacionales y estimo mucho los detalles, se nota que hay estudios, lecturas, conocimientos.

Y he aquí el resorte fundamental, el detenimiento en cada plano, cada movimiento. Se hacen necesarios los espacios, las editoriales, la programación que lleve ese comentario especializado. Me lo confirmó más la estrategia de promoción cultural empleada durante la pandemia: multiplataforma, multimedial entre la radio, las web de medios oficiales y redes sociales. Los públicos se sienten más cercanos a esos trabajos que saben es tu giro, le da veracidad a lo que dices, te siguen, siguen los espacios por donde sale tu criterio.

Comencé trabajando en la radio como reportera en varias esferas: salud, educación, temas de gobierno. Me fui fogueando a la vez como reportera y apropiando del lenguaje técnico y de las reglas de cada sector, su funcionamiento, principios, mecanismos. Ahora casi me dedico exclusivamente a la esfera artística y cultural, también amplia y diversa. Es difícil llegar a especializarse, cuesta trabajo, se hace en solitario, ver obras, leer, discutir con otros colegas, polemizar con artistas, valorar, ir a los textos como si fueras un colegial y todavía puedes errar.

El trabajar con artistas, músicos, escritores, te da la posibilidad de aprender, estudiar esos mundos que de muchas maneras se relacionan y ofrecer a los receptores de nuestro trabajo un resultado más cercano al hecho artístico, una especie de traducción, de transcripción de lo que la persona común no ve.

El periodista especializado acerca el hecho a los públicos, lo hace entendible, disfrutable. Opino que es oportuno tener personas bien preparadas en una manifestación artística. Pero también hay que mirar a los lados, poder abrir diapasones, dar matices a los espectros, poder navegar en el océano de la cultura, que es más allá de la expresión de un arte o la sumatoria de estas.

DD- Por muchos años en el gremio de la cultura se ha estado declarando la necesidad del ejercicio de la crítica cultural y artística como una asignatura pendiente en el sector. A tu juicio que impide que esta cuaje.

DI- La crítica es necesaria, como decía Martí es el ejercicio del criterio. No es tenacear, es desvanecer la sombra que oscurece la obra bella. No solo en la cultura, la sociedad toda está urgida de pensamiento crítico, lo contrario nos hunde en la falsa unanimidad. Muchos factores son anticoagulantes de la crítica.

Primero el personal que debe hacerlo no se prepara para el ejercicio. Hay mucho halago banal, para salir del paso. Yo no escribo de lo que no creo, de lo que no me conmueve. Paso, no llevo ficha en ese juego. Con frecuencia el crítico es contraatacado, si no pueden cuestionar el contenido atacan la forma, el método, el momento.

Lo cuestionan hasta de distinta ideología o bando político, sucede cuando los argumentos críticos son irrebatibles. A juzgar por ese modo nunca habrá entonces tiempo, lugar, forma para ejercer la crítica porque no hay un receptor preparado, o no es inteligente, ni proactivo que emprenda el camino de la necesaria enmienda.

Otro aspecto es el artista y su gremio, colaboradores, familia, tampoco creo hay toda la preparación necesaria de ese lado para recibir las críticas, ni siquiera en las instituciones. A muchas personas que he visto lo toman como algo personal y eso no es saludable, no es profesional. Se trata del contenido de nuestro trabajo, nos corresponde tocar como látigo y sonar como cascabel, como decía el Maestro de la prensa y sirve para toda esfera.

Por otro lado está la subjetividad, entre otros aspectos, males, vicios, conveniencias, en el arte han permitido legitimar a ciertas personas como creadores y artistas y desafortunadamente no lo son y cómo resultado tienen una obra indigna, grotesca, ininteligible, abigarrada, poco sustanciosa o kitsch, pero ahí están porque han escalado peldaños con artimañas. El más vivo ejemplo es el lauro internacional al compositor del año, innombrable. Aunque en Cuba, en Granma hay ejemplares elocuentes.

Algunos jalones de piel me he ganado por hacer uso de mi criterio para señalar en su momento esas obras o artistas que mencioné, pero son gajes del oficio. En Cuba tenemos excelentes críticos de artes plásticas por ejemplo: Nelson Herrera Ysla, Rafael Acosta, David Mateo, de la danza y literatura como Eduardo Heras León, también premios de la crítica para escritores, dramaturgos, poetas, cuyos jurados integran críticos reconocidos internacionalmente.

Respeto mucho y no creo que los críticos o periodistas especializados son artistas frustrados, creo en la necesidad de Sedición en la pasarela de Rufo Caballero, de los comentarios críticos de Frank Padrón, Rolando Pérez e Iliana Margarita en Santa Clara, Juan Antonio García Borrero en Camagüey, atinados críticos de cine.

No creo que un verdadero profesional ponga las vísceras por delante de una apreciación justa de la obra artística. Aunque reconozco que la apreciación es un proceso subjetivo y como todo lo humano, eminentemente individualizado. El orfebre se muerde los dedos con la pinza.

DD- Además de las dos especializaciones del principio y de las que oferta la vida eres realizadora audiovisual. ¿Qué historias tienes en proceso y cuál añoras contar?

DI- Estudié durante cinco años en curso para trabajadores en la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación del Instituto Superior de Arte (ISA) en Holguín, la especialidad de producción, un reto que no acaba en un lustro ni con graduarte, cada día se aprende y enseñas algo nuevo.

Amo hacer una producción, en las artes escénicas, el cine, un evento y es un complemento de lo que vengo haciendo en la promoción cultural, en el trabajo de prevención de enfermedades, de luchar contra la violencia, de tener una vida saludable, en fin, en esa amalgama hermosa y huracanada que es mi vida. Ser Productora audiovisual me da nuevas herramientas y engrasa las que ya tenía.

Tengo varias historias en proceso, en la mesa ahora mismo hay cuatro documentales históricos listos para buscar financiamiento, otros dos documentales en postproducción que espero estrenar este año, y sigo difundiendo los ya realizados pues no pierden vigencia ni actualidad. Tengo al menos cinco ideas, sueños, deseos, motivaciones que irán creciendo.

Hay mucho que decir, sólo pido tener salud y tiempo, lo principal que son ideas y ganas están, ah y un maravilloso y profesional equipo de trabajo,  donde el respeto y el afecto imperan, no tengo que mencionarlos, ellos saben cuánto les admiro y respeto. Qué más puedo pedirle a mi vida profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies