Encuentro de Arrieros y Fabulaciones Serranas.

Por Lic. Carlos E. Rodríguez Lora

Dentro del entramado sociocultural de la provincia de Granma, existe un evento que aborda de forma singular el patrimonio, la historia y la cultura en su ámbito comunitario, nos referimos al “Encuentro de Arrieros y Fabulaciones Serranas”; el mismo tiene como escenario fundamental las estribaciones montañosas del municipio de Buey Arriba.

Este es un territorio de la zona Oriental de Cuba, en la provincia de Granma y específicamente en la zona norte del extenso macizo montañoso de la Sierra Maestra, la tradición refiere que a la  llegada de los españoles a este territorio, encontraron un río de abundante caudal y de aguas cristalinas, pero que con las lluvias incrementaba su caudal en poderosos torrentes y remolinos de agua de notable fuerza, la que compararon con la del buey, de ahí surgió el nombre, el territorio fue dividido en dos zonas la más cercana a la montaña como Buey Arriba, y hacia la parte más llana como Buey Abajo con el tiempo este territorio cambió la denominación como Bueycito. 

Buey Arriba, con un mayor número de pobladores y actividades económicas se convirtió en la parte principal y en sucesivas divisiones geográficas y político –administrativa fue la capital del mismo y en la actualidad es el nombre de este municipio.

Entre sus principales actividades económico-productivas se destaca el cultivo del café, la producción de cultivos varios, producción de miel y cierta cantidad de extracción de madera, otros aspectos son la artesanía y trabajos de herrería mular y caballar.

Desde los tiempos coloniales y hasta nuestros días un oficio ha ocupado un lugar significativo dentro de este territorio, me refiero al de “Arriero”, este singular oficio de trabajar con los mulos, creando las “Arrias de mulos”, han sido desde los tiempos coloniales hasta nuestros días un importante medio de interconexión entre las montañas y los asentamientos humanos de la base de las estribaciones montañosas y el llano.

Sobre el lomo de los mulos por los abruptos y peligrosos senderos de la montaña, bordeando precipicios, subiendo lomas escarpadas, en total soledad dentro del bosque, alumbrados en algunas noches por la luna, los arrieros en el devenir del tiempo fueron forjando unoficio imprescindible en la montaña y a la vez creando un tejido sociocultural que se ha mantenido con un importante aporte a la cultura material e inmaterial en Cuba.

El traslado de productos de la montaña, el recorrido a la inversa de herramientas, alimentos producidos en el llano, artículos para satisfacer necesidades de vestuario, higiene, y medios de vida unido a la comunicación mediante la correspondencia, son algunas de las acciones esenciales de los arrieros.

Cuestión aparte son las peculiaridades de la figura del arriero y su arria, el arriero por lo general viste sombrero de yarey o paño de ala ancha, pañuelo al cuello, camisa de mangas largas preferiblemente a cuadros o rayas, pantalón de tela fuerte, en los tiempos actuales (jeans), cintos o cinturones de cuero, botas de tipo mexicanas, polainas y espuelas de disco grande para que resulten como sonajeras al andar, además fuetes, cabo de fuetes, cuchillos o machetines; para sus mulos utiliza monturas, bozales, aparejos, frenos, cencerros y jáquimas para asegurar el trabajo y la vida de sus arrias, las cuales con las jáquimas tejidas con hilos de estambre de múltiples colores le dan una belleza y peculiar colorido a las arrias acompañadas, del sonido profundo y metálico de los cencerros que anuncian su andar por los caminos de las montañas.

Alrededor de las arrias, surgen otros oficios, el de herreros vitales para la producción y colocación de las herraduras, talabarteros, tejedores y peladores que entre otros crean una enorme red productiva y socio-cultural que caracteriza a este municipio.

Otra cuestión de gran valor es la creación de un patrimonio tangible e intangible este último con sus fabulaciones de mitos y leyendas alimentadas a lo largo del tiempo po las diferentes generaciones de arrieros con una oralidad de notables rasgos poéticos y enriquecedores de un fabulario vivo y sugestivo, también están sus comidas típicas como el puerco asado en púa, su café natural, tostado, pilado y colado en un porta colador de madera y tela, las competencias entre arrieros en el cargue y descargue de mercancías en un mulo, las corridas de cinta y no podía faltar la música de órgano, o de un grupo tradicional, sañi como las rancheras mexicanas.

Todo ese mundo, ha logrado ser mantenido y logrado su promoción a través de investigaciones, que lideradas por el Museo Municipal de Buey Arriba y el coauspicio del Centro Provincial de Patrimonio, la UDG y el Instituto de investigaciones Jorge Dimitrov.

Para ello se desarrolla un evento que bajo la denominación de Encuentro de Arrieros y fabulaciones Serranas con frecuencia anual, durante los días del 22 al 24 de junio ha realizado XIX ediciones, su objetivo fundamental ha sido:fortalecer nuestra identidad y los valores que la sustentan, que son baluartes en el quehacer de las comunidades serranas.

Incrementar el intercambio de conocimientos y experiencias de los arrieros, sus familias y los pobladores de las montañas de Granma,  pilares fundamentales, para trabajar y lograr metas superiores, en el fortalecimiento de los lazos comunitarios y el desarrollo económico, social y cultural.

El escenario principal es el Museo de la Comandancia del Che en la Otilia

La construcción es un exponente típico de la arquitectura rural de principios del siglo XX de los hacendados cubanos. Es una vivienda tipo Chalet de madera, de color atípico amarillo canario que data del año. La misma fue construida con las mejores maderas existentes en la zona para su durabilidad y belleza: madera de cedro, yaba, caoba, pino y levisa, con un doble forro interior de listoncillos que le da gran confort y un aspecto agradable, la estructura es una horconadura de madera recia y esqueleto de madera sustentando  la cubierta de zinc a dos aguas con canal de desagüe pluvial. La misma se asentó sobre la cimentación de una edificación neocolonial anterior, de la cual aún persisten los vestigios arqueológicos de ladrillos, tejas y sistemas de canales.

El Che vino con la misión dada por Fidel de apoyar la Huelga de Abril que se avecinaba y de proteger a la población de los desmanes de los batistianos; pero por la situación estratégica del lugar decidió establecer allí su Puesto de Mando, porque podía controlar a las hordas de Ángel Sánchez Mosquera.

Después del triunfo de la Revolución el 1ro de Enero de 1959, la casa y la finca quedaron en manos de unos parientes, pero 3 de octubre de 1963 en que le fue intervenida por los milicianos Orlando Orozco Reina y Ramón Rosales Cadena. El 8 de octubre de 1983 fue convertida en la Casa Museo de la Otilia, La misma cuenta con un montaje sobre la presencia del argentino y su Columna 4.

Como institución encargada para el desarrollo del evento, gestiona el desarrollo de temas como: El Arriero, una vida consagrada y útil;Historia, Tradiciones y Cultura; Contribución del Arriero en la Guerra de liberación Nacional;El Che Guevara yacciones Guerrilleras en las montañas.

En las diferentes ediciones se ha incrementado el conocimiento del oficio de arriero, sus préstamos e interrelaciones culturales, e indiscutiblemente contribuye a un mayor conocimiento de este universo cultural con un fuerte arraigo en la comunidad.

Cabalgata de Arrieros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies