El Centro Provincial de Superación para la Cultura en Granma convoca al FORO ON-LINE: CULTURA. MEDIOS Y REDES SOCIALES, entre el 1 y el 29 de julio en el Portal Crisol (www.crisol.cult.cu)

MOTIVOS: La cultura como dimensión antropológica de la civilización universal se manifiesta heterogénea y compleja en todos los escenarios de la vida. Es el sector que, solía decir del Dr. Armando Hart, que mayores relaciones establece con los demás sectores de la sociedad. Sin embargo, existe una tendencia a disminuir su preeminencia simbólica a lo artístico, por tanto de reducir la influencia de las expresiones culturales a escenarios, plazas, fiestas, instrumentos musicales y etiquetar la cultura como alegoría de la diversión.

Por otra parte la promoción cultural es un proceso de validación y otorgamiento de jerarquías hacia los procesos socioculturales y expresiones de la cultura, en ello la comunicación cultural ejerce un rol catalizador entre la cultura y los públicos. Estos escenarios están mediados por las prácticas comunicacionales de los medios y canales empleados para la comunicación, que son más amplios que los alcances de medios masivos que ahora están matizados por la aparición del internet y las redes sociales, que articulan con los saberes comunitarios, las relaciones interpersonales, los escenarios de educación y el entorno de lo público, cuyas dinámicas le impregnan otros matices a los conflictos ya heredados de la era analógica.

Por todo esto y más El Centro Provincial de Superación para la Cultura en Granma propone sostener un debate sincero, respetuoso y profundo sobre ciertas problemáticas que consideramos urgentes:

1 – LA CULTURA EN LAS REDES SOCIALES Y EL INTERNET.

1.1 ¿Cómo las redes sociales del internet ayudan a difundir las expresiones culturales y cómo las vulneran?

1.2 ¿De qué modo se gestionan y qué actores jerarquizan los contenidos culturales en las distintas plataformas del internet, en los portales web y perfiles de redes sociales?

1.3 ¿Cómo el proceso globalizatorio de la cultura a través del metalenguaje digital ha facilitado la pérdida de sentidos de pertenencia de los sujetos culturales hacia sus contextos concretos? 

2- LOS MEDIOS DE PRENSA Y LA CULTURA

2.1 ¿Han evolucionado las prácticas de los medios de prensa tradicionales con respecto a la difusión de contenidos sobre la diversidad de las expresiones de las culturas?

2.2 ¿Cuáles límites se le adjudican al concepto de cultura dentro del espectro editorial de las plataformas tradicionales de la prensa?

3.3 ¿Qué rol desempeñan las políticas editoriales de los medios de prensa en función de la comunicación y la crítica cultural?

Queda abierto el debate.

Lic. David Tamayo González

Director

Centro Provincial de Superación

para la Cultura en Granma

6 thoughts on “FORO- ON LINE

  1. Gracias a CRISIOL por permitirnos esta oportunidad de comunicarnos y plantear nuestros pareceres.
    Quiero opinar sobre el Ítem 1.3 ¿Cómo el proceso globalizatorio de la cultura a través del metalenguaje digital ha facilitado la pérdida de sentidos de pertenencia de los sujetos culturales hacia sus contextos concretos?
    A mi juicio está más que demostrado que la globalización es en esencia un proceso cultural, si nos percatamos del sentido antropológico de la cultura como forma de vida y expresión de las relaciones humanas, que incluyen las relaciones económicas. Pero esto no se da de forma espontánea ni tiene sentidos humanistas, de lo contrario en lugar de tantos conflictos de la civilización mundial se estuviera hablando en este foro de otros tema más feliz.
    Lo primero que hay que reconocer es que la fabricación y validación de iconos que se sustituyen los unos a los otros en efímeros reinados son modos ex profesos de propagación de referentes, por parte de las industrias culturales hegemónicas y desde los centros de poder. Las teorías de circulación de las élites, que fueron estudiadas, entre otros, por Nicolás Maquievelo, Saint-Simons, Robert Michels, Gaetano Mosca y Vilfredo Pareto, explican con gran acierto este fenómeno sociológico.
    Pareto, independientemente de sus presupuestos éticos y su simpatía por Benito Mussolini, dejó juicios de grandes trascendencias. Apuntó que el equilibrio y la declinación de una elite, así como el surgimiento de otra, depende del grado de éxito con que ésta pueda inventar fórmulas que apelen al sentimiento de la masa. El sociólogo contrastó con el fascismo que la elite logrará sus fines más eficazmente mientras más ignorantes permanezcan las masas, ya que al tener conocimiento de que son manipulados pueden oponérsele.
    La industria cultural capitalista (que es la que impera en este mundo globalizado) se apoya en la lógica de esta filosofía. Para garantizarse a sí misma sustenta las relaciones de poder en una extensa red de dominación múltiple que actúa casi siempre con sutileza y ofrecimientos de doble propósito.
    El neoliberalismo, que comenzó en la economía desde los tiempos de Milton Friedman y la Escuela de Chicago y va a parar con sus nefastas consecuencias a los contextos sociales, viene mostrando y proponiendo el libre mercado enmascarado de libertad y a las instituciones como frenos para que los grupos humanos alcancen peldaños superiores. Esta bribonada no es nada nueva, tiene sus bases en las lejanas jornadas que dieron lugar a la Revolución Francesa con Montesquieu, Diderot, Rousseau y demás iluministas que advirtieron exitosamente la inmensidad del poder ideológico que podía ser movido a través de las plataformas de difusión y supremacía cultural. Ellos entonces tuvieron los periódicos, las enciclopedias y los círculos de intelectuales, hoy, en lugar de las Cartas Persas habrían usado Facebook, los reality shows, el video clip, los portales Web, el Twitter y la Internet toda, a donde se han desplazado en nuestros días la inmensa mayoría de las pugnas ideológicos.
    Haciendo un parangón entre las prácticas actuales del consumo cultural y la publicidad, es como si el imagotipo y el signo estuvieran devorando al concepto y a la capacidad crítica de comprender los significados explícitos y subliminales. Hay mucha gente que responde a acciones motivadas por la publicidad porque en nuestras sociedades lo instrumental y pragmático han estado desplazando lo vivencial y lo racional complejo, notándose en cierto acorralamiento del razonamiento lógico y en el auge de los automatismos. El ejemplo más claro está en el uso de las nuevas tecnologías de la información, cuyos softwares poseen un repertorio prediseñado de botones virtuales para ahorrarnos las palabras y homogeneizar la comunicación. La información metatextual ha apabullado al texto y no solo es la razón de grandes problemas con la ortografía, la redacción y la oratoria, sino que llega a algo más trascendental: nuestra capacidad de pensamiento crítico y de expresión oral.
    Yo sí creo que el metalenguaje de las plataformas digitales está lacerando a las expresiones identitarias locales al incidir en los sentidos de pertenencia de los individuos a sus contextos y que es un fenómeno que se debería estudiar con mayor profundidad, no solo en Cuba sino en todo el planeta, por la razón elemental de que convivimos con este fenómeno que se agiganta cada vez más.
    Gracias por permitirme expresar mis ideas.
    David.

  2. Abordando sobre el Ítem 1.3 ¿Cómo el proceso globalizatorio de la cultura a través del metalenguaje digital ha facilitado la pérdida de sentidos de pertenencia de los sujetos culturales hacia sus contextos concretos? Opino que la accesibilidad a la cultura en las redes sociales y el internet, trae como resultado un proceso interesante y nuevo: los mensajes se han reconciliado con los nuevos contenidos del metalenguaje digital. En la sociedad se han conformado nuevos lenguajes comunicativos. Una mezcolanza extraordinaria de procederes, de estilos y preferencias de la inteligencia social, que expone los saberes comunitarios, las relaciones interpersonales, el razonamiento de los públicos y mucho más.
    La situación actual en el mundo es convulsa, pandemias, desastres naturales, guerras, cambios políticos, lo que incide en los medios de difusión y, los contenidos de los mensajes. El estilo comunicativo empleado, los grupos receptores preponderantes y la creencia de la población sobre los medios también ha cambiado. La imposición de la globalización ha creado múltiples dificultades, en las culturas vernáculas. Las redes, asimismo, han conformado patrones artificiales en el gusto de algunas personas. Dichos gustos o modelos de comportamiento, son diseñados unas veces, otras, impuestos por repetición, que posiblemente nada tengan en común con los valores autóctonos de la nación.
    Entre los elementos que más han afectado la perdida de sentidos de pertenencias de los sujetos culturales hacia sus contextos concretos están los conceptos estéticos estampados por el ímpetu de la reiteración. Otro de los elementos es el dominio estético y económico de las redes y poderío en los circuitos de distribución. Lo que incide hasta en las valoraciones referidas a lo moralmente correcto o incorrecto; el bien y el mal; en lo que éticamente es válido o no, en el concepto de belleza, promueven modelos de belleza en los spots publicitarios o en los videoclips, conformadores de patrones artificiales del gusto de las personas.
    Las redes sociales traen, encadenadas, sus grandes bondades y sus arrolladores desperfectos. Es indiscutible el derecho ciudadano a acceder a las redes sociales, a tener conocimiento de lo que ocurre en el mundo, a recrearse en las disímiles maneras de la cultura universal, a estar a tono con la era moderna. Pero todo apunta a que las redes sociales favorecen la estandarización de la cultura humana, a la vez que tienden a minimizar el alcance los medios de difusión locales hacia sus contextos concretos. Es importante apuntalar desde todas las aristas, el quehacer sociocultural, para vivificar las expresiones culturales que nos identifican como nación.

  3. Primero agradecer al portal Crisol la oportunidad de compartir nuestros criterios sobre los procesos culturales manifiestos en nuestras prácticas cotidianas.
    Deseo opinar sobre el punto 2.1 ¿Han evolucionado las prácticas de los medios de prensa tradicionales con respecto a la difusión de contenidos sobre la diversidad de las expresiones de las culturas?
    Considero que indiscutiblemente han cambiado las prácticas de los medios de prensa tradicionales con respecto a la difusión de contenidos sobre la diversidad de las expresiones de las culturas pues la prensa ha incorporado nuevos diseños en la introducción de las noticias. La información ha ganado en agilidad, en visualidad y en dinámica. La prensa cuenta con homólogos en versión digital que garantizan un aumento en el alcance de los usuarios receptores de la información. Los procesos tecnológicos han permitido una permeabilidad mayor de la cultura que aparejado al proceso de globalización ha repercutido en que se dinamice los procesos culturales relacionados con todas las áreas de la vida del hombre. Abordándose esta globalización desde los beneficios y los perjuicios que trae consigo. Además de posibilitar una mayor comparación del contenido consumido por los receptores.
    Existe, además, una diversidad en las fuentes de información que usa la prensa y una apertura en el proceso de retroalimentación del receptor de esta información que cada día se vuelve más activo en este proceso. Esto nos lleva a afirmar un aumento de la inmediatez de la información que repercute en un cambio en las prácticas de los medios de recepción de la información.

  4. Quiero agradecer la oportunidad de opinar en el foro acerca de cómo las redes de Internet ayudan a difundir las expresiones culturales y cómo las vulneran.
    En las grandes redes del Internet confluyen, de forma contradictoria, dos dimensiones de la realidad contemporánea: la posibilidad de acceder, con facilidad y bajo costo, a contenidos de indiscutible valor cultural. Podemos recorrer, muchas veces de forma diacrónica, las grandes conquistas culturales del hombre, no solo a las relacionadas con el arte y la literatura sino otras de un espectro amplio vinculado con una visión antropológica. Agradecemos ese prolífico arsenal de temas como la historia, las tradiciones, las artes y la literatura, el pensamiento filosófico, el debate político, los acontecimientos sociales más inmediatos. Se agradece el impacto de la visualidad de estos contenidos que los hace atractivos, muchas veces subyugantes. Esa visualidad puede llevarte de la mano hasta los grandes museos del mundo, a los espacios más increíbles de la geografía de las regiones del mundo, puede abrirte la puerta de una fábrica que construye múltiples objetos de uso diario y que nunca te preocupaste por saber cómo se hacían.
    Esas mismas redes de Internet vulneran no solo esas expresiones culturales, sino que degradan la recepción de los seres humanos que se acercan a determinadas ofertas seudoculturales donde predomina la vulgaridad, el mal gusto, la violencia exacerbada que se nos entrega no solo como ficción sino en la vida cotidiana, instalando en muchas personas un deseo incontenible de escenas morbosas, peleas callejeras, peleas entre mujeres, imágenes de accidentes de tránsito donde la cámara se regodea en las laceraciones del cuerpo.

    Así mismo quiero dejar mi opinión sobre el rol que desempeñan las políticas editoriales de los medios de prensa en función de la comunicación y la crítica cultural.
    En realidad no puedo hablar con certeza del contenido de las políticas editoriales de los medios de prensa en función de la comunicación y la crítica cultural, lo que sí me queda claro es la compulsión que de forma sistemática han proyectado los principales encuentros de debate cultural en el país sobre este tema. Si usted revisa los documentos principales emanados de los Congresos de la UNEAC encontrará un reclamo permanente a que los medios asuman con rigor la crítica artístico- literaria y cultural. Asimismo este preocupación la encontrará en los Congresos de la AHS, las reuniones de las asociaciones de los artistas de la UNEAC, en los debates que se realizan en el sector de la cultura a todos los niveles y en los Congresos de la UPC.
    Este reclamo parte no de un capricho sino del profundo significado que tiene la crítica en el destino de nuestra cultura. Sin crítica no hay jerarquización cultural legítima, y sin jerarquización el camino del desarrollo no tendrá la viabilidad que se necesita.
    ¿Cuáles son los obstáculos para una realización sistemática de la crítica en nuestros medios? Sugiero un foro especial que trate este tema. Gracias.

  5. Primeramente agradecer por la oportunidad de emitir nuestro criterio respecto al tema en cuestión.
    Quiero opinar sobre el item 1.2. ¿De qué modo se gestionan y qué actores jerarquizan los contenidos culturales en las distintas plataformas del internet, en los portales web y perfiles de redes sociales?
    Resulta oportuno partir de que gestionamos el capital humano, los procesos culturales, el conocimiento, las finanzas, las economías, el patrimonio, las comunicaciones, la información y otros que identifican las organizaciones. Estas últimas, según Ms,.C. Enrique Gutiérrez, vistas como todo tipo de agrupación de personas unidas por un interés común, cuyos fines han de ser compartidos colectivamente. (…)
    Gestionar es escuchar, dialogar, negociar en beneficio de los integrantes de la organización con independencia de sus roles, funciones y ubicación en la estructura de la organización.
    Cada uno de nosotros, los internautas, toda vez que somos receptores y emisores de mensajes en ese proceso de retroalimentación que supone la comunicación, nos convertimos en actores encargados de gestionar los contenidos culturales en las distintas plataformas del internet. Dichos contenidos serán seleccionados en función de los intereses del grupo con el que se pretende socializar el mismo o en dependencia del mensaje que se quiere hacer llegar a los receptores quienes a su vez se encargarán de socializar y compartir dicha información.
    Además, los contenidos culturales a publicar pueden estar dirigidos a un grupo de personas en particular o a toda la población de manera general. La intención estará en contribuir en gran medida a elevar el gusto estético y fortalecer valores en los sujetos que serán los principales consumidores del producto cultural en sí. Receptores para nada pasivos, por el contrario, capaces de analizar y a su vez gestionar este u otros contenidos que le sean afines o de su agrado, por qué no. Pues no olvidemos que al consumir también se piensa, se elige y se reelabora el sentido social.
    Nuevamente, gracias por la oportunidad.

  6. Sobre el ítem 1.1 ¿Cómo las redes sociales del internet ayudan a difundir las expresiones culturales y cómo las vulneran? me gustaría opinar lo siguiente:
    Desde que comenzó el boom de las redes sociales, impulsadas en su mayoría por facebook y el incremento en la población de los teléfonos inteligentes (smartphones) los jóvenes se han ido desarrollando en una era digital haciendo del internet una fuente de información, interacción, comunicación, marketing, ventas, etc. Al proporcionarnos o permitirnos la creación de comunidades virtuales, se establece un intercambio e intercción social que pocos espacios de la vida son capaces de establecer. Gracias a estas redes muchas personas han encontrado su oportunidad para desarrollar y promocionar negocios, es una plataforma que nos permite mostrar al mundo nuestras experiencias de desarrollo local, servir de ejemplo para otros que lo necesiten, mostrar y enorgullecernos de nuestras tradiciones, costumbres y prácticas culturales. Para el sector académico es una fuente inagotable de recursos, herramientas y conocimientos compartidos que estudiantes y profesores agradecen. Hoy en día ya son casi 5 millones de usuarios activos que cada día hacen uso de facebook, twitter, instagram, etc. Pensarán que es solo un número pero más allá de las estadísticas todo se traduce en patrones conductuales que se repiten, comportamientos que van transformando personas e incluso comunidades.
    En muchas ocasiones el uso indebido de esta plataforma trae consigo la propagación de una ideología monoculturista donde las minorías sufren de discriminación económica, social y cultural, falta de creatividad y aun más importante la pérdida de la identidad cultural de muchos jóvenes, principalmente los latinoamericanos.
    Una de mis principales preocupaciones es cuando estos mismos espacios se presentan como el nuevo escenario donde expresiones violentas y discriminatorias siguen teniendo cabida. En cambio, este bien pudiera ser un lugar donde las personas aprendan a desfigurar y desechar roles de género que marcan sociedades machistas. Los celos, el control, la cosificación de la mujer, la hipersexualización de las niñas, la constante presión sobre los varones en su fortaleza y virilidad son una serie de vicios machistas y arcaicos que los jóvenes bien pudieran aprender a erradicar de sus vidas a través de las redes sociales. En fin, las dos caras de una misma moneda que hay que saber bien como diferenciar.
    Muchas gracias por permitirme participar y expresar mi opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies