Por Diana Iglesias Aguilar

El hombre que bien merece llamarse junto a Carlos Manuel de Cespedes padre de la nación,  por sus innumerables  aportes e impulso al desarrollo social, económico, político, jurídico, nació en Bayamo el 23 de junio de 1821 y su hoja de vida y servicios a la patria que fundó, está aún por divulgar y darse a conocer entre las actuales y nuevas generaciones como ejemplo de honestidad y altruismo.

A 199 años de su natalicio, Aguilera despierta interés en investigadores e historiadores, pues mucho hay qué hablar de lo que hizo por la región de Bayamo y el archipiélago.

Uno de los aportes más significativos a la Cultura local fue el donativo de 81 000 pesos, en aquella época una gran fortuna, para edificar el Teatro Bayamo, una sala de espectáculos públicos, que tendría mayor capacidad que el erigido en la Sociedad Filarmónica, de la que era miembro desde 1840 y activo participante.

Detallista hasta lo mínimo, se hizo partícipe de los proyectos civiles para garantizar que el teatro fuera hermoso como funcional y cómodo para actores y públicos. Como hombre ilustrado estaría siempre en primera fila, avezado en la crítica escénica podía discernir con rapidez entre una buena obra o actuación y otra ajena a la excelencia que anhelaba para su tierra.

Nada de ambición o ideas de lucro personal albergó Aguilera con la construcción del teatro, como parte de la Junta Directiva encabezada por él, Carlos Manuel de Cespedes y José Fornaris, decidieron que las recaudaciones tendrían como destino el progreso cultural de la ciudad.

Los textos Vanguardia literaria y política en Bayamo(1840-1870) y Francisco Vicente Aguilera. Proyectos modernizadores en el Valle del Cauto, ambos de Ediciones Boloña 2019, escritos por los historiadores bayameses Mario Cobas Sanz y Ludin Fonseca García, reconocen con  profundos argumentos cuanto hizo y podría hacer Aguilera por Cuba, si el gobierno colonial español y la esclavitud hubiesen sido desterrados a tiempo.

Considerado un hombre de pensamiento avanzado e inversionista audaz, fue el primero en la zona del Cauto en romper con la tradición de haciendas comuneras que constituían un modo feudal de producción, lastre del progreso pretendido y posible en la primera mitad del siglo XIX.

Hombre de pensamiento no escatima las vías política, económica, jurídica o de filiación para calar entre gobernantes las reformas que apremian, en la agricultura cañera y  de cultivos varios, la industria de la dulce gramínea, el transporte ferroviario, la caficultura, el sistema de  préstamos del gobierno que abruma e impide el desarrollo con excesivos intereses.

Hombre de  acción, lo más conocido de su actitud independentista es la fundación del Comité Revolucionario de Bayamo junto a Pedro Figueredo y Francisco Maceo Osorio.

Su fidelidad a los principios de unidad, la lealtad demostrada al  poner el interés común por encima de los personajes en todo momento, el desinterés por el poder o liderazgo político  antes y después de la Revolución de octubre de 1868, lo ubican como un preclaro líder que supo granjearse a fuerza de honestidad y trabajo el aprecio y miles de coterráneos. Baste decir que Máximo Gómez se involucra con el alzamiento al conocer que tiene en Aguilera a uno de sus principales seguidores.

No menos azarosa fue su vida en Estados Unidos, desde donde durante un lustro, con intermedio de un viaje extenso a Europa, trabajó para reunir dinero y armar la expedición soñada de apoyo a la independencia. Jamás volvió a pisar su tierra amada, pero no tuvo Cuba, la naciente nación un hijo más fiel y entregado.

Murió sin recursos en Nueva York, que no pobre, pues mucha riqueza de espíritu tuvo y prodigó. El 22 de febrero de 1877 se apagó su vida, más no sus ideas, su ejemplo. Hagamos de su pensamiento un ideario vivo: modernidad, prosperidad, equidad, ilustración, bienestar. Y honremos su memoria.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies