Estados Unidos contra la cultura cubana

Por Mariela Pérez Valenzuela y Roxana Consuegra

El desarrollo de la cultura en sus distintas manifestaciones constituye una prioridad para el Gobierno de Cuba. Sin embargo, este sector, como los demás del país, siente el impacto del bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos, agravado por su recrudecimiento en el último año.


Más allá de los perjuicios económicos, que superan millones de dólares anuales, las acciones de Washington repercuten en el libre intercambio de expresiones artísticas y de bienes y servicios entre las dos naciones, a la vez que menosprecia las raíces culturales isleñas.

Al respecto, Fernando Rojas, viceministro cubano de Cultura, expresó a Cuba Internacional que es inaceptable la interrupción de las relaciones entre países con influencias comunes y vínculos históricos. Para Rojas, al entorpecer el diálogo y el intercambio de delegaciones artísticas y de escritores es lo que considera más grave- se priva al público del conocimiento y disfrute de la riqueza cultural en ambas direcciones.

A modo de ejemplos, expuso que el año pasado dejaron de presentar su obra en EE.UU. 497 artistas, principalmente músicos, y los que viajaron, dijo, lo hicieron en condiciones desfavorables y sin recibir ingresos a causa del bloqueo. De igual forma, se interrumpió el Encuentro de Editores, Distribuidores y Agentes Literarios de Cuba y EE.UU. que en 2016 y 2017 se efectuó en el contexto de la Feria Internacional del Libro de La Habana y que propició el acercamiento y cooperación bilateral en el ámbito editorial.

Mientras hace cuatro años se concretaron más de 500 acciones culturales, en 2018 no llegaron a 200, y en el primer trimestre de 2020, precisó, se habían gestado 28, pero sin la certeza de ponerse en práctica.

Pero hay más. Además de impedir ese tipo de intercambio, Washington ataca a la isla con propaganda y regulaciones específicas, lo cual es característico del régimen derechista de Donald Trump y un reflejo de la intención de frenar las relaciones bilaterales, luego de un período en el que se avanzó en tal sentido.

En sus reflexiones, Rojas comentó que durante el mandato de Barack Obama (2009-2017) se suscribieron contratos de servicios, que permitían a los artistas – no así a las entidades de la isla-, obtener ingresos por sus presentaciones También creció, dijo, el diálogo entre académicos y en el ámbito cinematográfico.

Es claro, opinó, que hay una voluntad de aplicar el capítulo III de la ley Helms-Burton, el más agresivo porque constituye el que mejor expresa su carácter extraterritorial y permite demandar a compañías y a entidades de terceros países que mantienen vínculos con la mayor de las Antillas.

Afectaciones económicas

Durante la entrevista, Rojas precisó que solo en 2018 los perjuicios económicos en el sector de la cultura ascendieron a 17 millones 843 mil 911 dólares debido a los ingresos dejados de recibir por exportaciones de bienes y servicios, reubicación geográfica del comercio, afectaciones a la producción y bloqueo tecnológico, entre otras causas.

En ese contexto se refirió a los daños a instituciones como el Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC), la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (Egrem), el Instituto del Libro (ILC) y el Instituto del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) al obstaculizarse la comercialización y promoción de las artes visuales, la música, la literatura y la producción cinematográfica.

Explicó que mientras la nación norteña posee uno de los grandes monopolios de la industria de software, a la Egrem se le dificulta la obtención de tecnología de punta para la producción de discos y el comercio de música en internet, en tanto pierde clientes interesados en negociar por temor a las medidas impositivas del bloqueo que niegan una relación contractual.

A su vez, puntualizó, las regulaciones del bloqueo golpean a la enseñanza artística debido a que los insumos más elementales están vedados para Cuba en el mercado estadounidense e incluso las donaciones muchas veces no llegan. Eso obliga a comprar en el mercado internacional ?a precios más altos- los libros de lectura musical, saxofones, cuerdas para guitarra, violín, violonchelo y contrabajo, entre otros.

También la producción cinematográfica, precisó, reporta una disminución en las solicitudes de servicios provenientes de empresas norteamericanas y un incremento del costo de las compras a través de intermediarios. Además, puntualizó, el FCBC está imposibilitado de comercializar las obras de artes visuales y artesanías en ese país.

El daño psicológico es difícil de cuantificar

A juicio del Viceministro, la política hostil estadounidense ocasiona un daño psicológico difícil de cuantificar porque la propaganda anticubana es brutal en los medios gubernamentales y no gubernamentales de ese país y en las redes sociales:

Las alertas de supuestos peligros en la Isla influyen, en su opinión, en que artistas de otros territorios decidan no presentarse en la nación antillana.

Al respecto, argumentó, hoy toda la actividad comercial del Estado hacia el exterior está amenazada y el efecto psicológico de la propaganda contra Cuba impide que se faciliten créditos o que se logre un nivel de confianza entre empresas en plena igualdad.

La misma presión psicológica y las regulaciones bancarias entorpecen las transferencias económicas y ocasionan afectaciones monetarias-financieras al Ministerio de Cultura que, en 2018, superaron el medio millón de dólares.

Aún en estas condiciones que impone el bloqueo, destacó, tenemos que hacer lo que esté a nuestro alcance para retomar el intercambio cultural entre los dos países. Vamos a insistir en nombre de la cultura.

(Tomado de Prensa Latina)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies