Por: Luis Enrique Durán López y Yaisell Rosales Espinosa.

“Comparsa de mi Ciudad”, es una novedosa idea que se viene gestando desde la comisión de Paseos y Comparsas del Carnaval de Bayamo. Con ello se pretende impulsar un movimiento cultural comunitario que no tiene antecedentes cercanos, de ahí la novedad del mismo.

La mayoría de los festejos que en Cuba devinieron en populares estuvieron, desde la etapa colonial, en manos de curas y autoridades, siguiendo la política dictada por la colonia y luego por los intereses de la oligarquía criolla en el poder. La fiesta es, por su naturaleza y contenido, una actividad recreativa, propia de goce y disfrute, debido a hechos o acontecimientos significativos para la comunidad. Sin embargo, la fiesta en Cuba ha estado vinculada a través de distintas etapas históricas con manifestaciones subversivas, de franca hostilidad, de combate, frente a la clase detentora del poder.

Las fiestas carnavalescas son abundantes en el territorio nacional cubano. Los carnavales más populares en los inicios eran los de Santiago de Cuba, Camagüey y La Habana; sobre todo el primero, famoso por su alegría y participación colectiva. En el interior del país (desde las provincias centrales a las orientales) se celebraban por San Juan y San Pedro, Santiago, Santa Ana y Santa Cristina (del 24 de junio al 25 de julio) los fines de semana.

En relación a Bayamo vale resaltar que el carnaval no destaca dentro de sus tradiciones y sí la conocida Fiesta de Reyes. No obstante, con el paso de los años este festejo ha ido alcanzando gran arraigo dentro de la población bayamesa en particular, y del resto de los granmenses en general. Además, ha ido ganando seguidores que están más allá de los límites territoriales de nuestra ciudad y provincia; debido al colorido de su paseo de carrozas y comparsas y a la esencia misma que alcanza este jolgorio, llegándose a considerar como una de las mejores fiestas carnavalescas realizadas en nuestro país.

Los orígenes del carnaval en Bayamo se remontan al año 1960, donde un pequeño grupo de personas liderado por Hugo Estrada Tamayo, quien visitaba los carnavales de Santiago de Cuba y Manzanillo, le dieron la tarea a la Fábrica de Productos Dietéticos conocida como la Nestlé, de crear y apadrinar una comparsa que se identificó con el nombre de “La lechera” (hoy conocida como: Comparsa “Los guaracheros de Siboney”); la cual estuvo bajo la dirección de este grupo de personas. A la fábrica también se le encargó la confección de la primera carroza con la que contó el carnaval de Bayamo en su historia y los atrezzos que se exhibieron en el paseo de comparsas y carrozas.

Con el devenir del tiempo se fueron sumando personas que le aportaron mucho al carnaval bayamés, dentro de los que se puede mencionar a Miguelito, Cayuco, Alberto Mola, Pápiro, Orlando Arias (Bulé), entre otros, que hicieron de este una fiesta de pueblo.

Asimismo vale destacar el impacto que tuvo la realización de juegos tradicionales en las distintas áreas del carnaval designadas para ello en esos momentos; juegos como: las carreras en sacos, el palo y el cerdo encebados, la cerveza en cucharas, romper el porrón, entre otros.

En la actualidad el Carnaval es sinónimo de goce y disfrute, de participación social. De ahí la importancia de darle otra mirada a elementos tan importantes como la adecuada coordinación para una mejor integración sustentada en esa participación popular, pues de esta manera se contribuirá al logro de un mayor desarrollo local en el territorio.

Por otra parte, cuando se habla de las fiestas carnavalescas no se puede dejar de mencionar la tradicional y sabrosa Conga. La Conga es un baile popular cubano de origen africano que tiene un ritmo sincopado y se acompaña principalmente con tambores; aunque se utilizan otros instrumentos rústicos que marcan diferencias en el ritmo. Sirve de acompañamiento para las comparsasen el carnaval y se originó en las festividades que efectuaban los negros esclavos.

Además, la Conga es un género bailable y cantable, en los que se destaca la alegría, el ritmo y el sabor de la música cubana.El colorido y canto de las congas son de cada región. La Conga oriental es un baile masivo donde todos arrollan al compás de sus tambores y cuando la corneta china suena se aviva el espíritu de quienes confluyen en un ballet “ambulante”.

La Conga tiene su encanto y estructura danzaría particular donde la masividad y popularidad que arrastra a su paso la convierte en una expresión de la identidad cubana de todo el devenir histórico de la Isla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies