Prácticas culturales juveniles: Tendencias emergentes y ¿efímeras?

Por Donnaivis Barrios Hechavarría

Consultando varios artículos sobre juventud / prácticas culturales y resuelta a escribir uno, me percato a cada párrafo que profundizo que no es una tarea para nada sencilla. Aunque son disímiles los estudios realizados aún abunda la necesidad de comprenderlos a fondo.

Varias ciencias le han otorgado singular importancia, entre las cuales se destacan la psicología, la sociología  y la antropología, estas últimas enfocadas en los ámbitos social y cultural. Como un intento de organizar los elementos de lo social, se han realizado aproximaciones conceptuales a la juventud, de las cuales las más acertadas comprenden la complejidad implícita en las relaciones entre la edad social y la edad biológica.

Para mayor interés, deberíamos enfocarnos menos en la función biológica y más  en la realidad cultural y sociológica de los jóvenes; de esa manera nos permitirá una mayor comprensión de su realidad, necesidades concretas, formas de codificación y comunicación, su manera de ver el mundo e interactuar con él, construyendo mecanismos de mediación e intervención.

Para los jóvenes cubanos hoy día, reunirse con un grupo de iguales, constituye un referente fundamental, motivo por el cual las tribus urbanas han sido consideradas un factor esencial  en el proceso de búsqueda de su identidad personal. Tampoco podemos dejar de mencionar la influencia de las mass media (medios de comunicación de masas), especialmente Internet que logra consolidar una cultura de globalización y uniformidad, manifestada en conciencias de consumo de las que los jóvenes muchas veces no escapan.

Es así como el reciclaje de múltiples estilos se fusionan y terminan convirtiéndose en una serie de nuevas tendencias o manifestaciones estéticas que en ocasiones no pasan de ser  una simple oleada de modas emergentes y efímeras. Las que hoy protagonizan los escenarios underground de nuestra sociedad son las que a continuación expongo.

Gamers: El gamer es un tipo de jugador de videojuegos que su principal interés, además de disfrutar del mismo, es terminarlo con records altos y aprovechar todo de él; diferenciándose así, del denominado videojugador casual, que solamente juega para pasar un momento de diversión. En Cuba, el auge de los gamers se inició con un débil movimiento de juegos en red, inspirados por Age Of Empires o StarCraft. Casi sin notarlo, grupos de jugadores en todo el país comenzaron a organizarse. Quizás, ese acontecimiento marcó el primer hito de los gamers cubanos y el impulso que haría falta para que meses después naciera la Agrupación de Deportes Electrónicos Cubanos (ADEC). En grupos de Facebook ya suman más de 12 mil los miembros. En Bayamo, hoy día se celebran continuamente torneos de Dota, decenas de jóvenes con laptop en manos se disponen a pasar horas sentados para jugar en red.

Otakus: Este término se empleaba originalmente en Japón pero se ha ido popularizando, como producto globalizado al fin ha sufrido un proceso de desterritorialización llegando a países de Latinoamérica, y  Cuba no está exenta de ello. Se refiere a las personas que de manera genérica son fans de la animación  nipona, se caracterizan por ser consumidores no solo de la misma, sino de productos relacionados con la cultura japonesa. La televisión cubana desde los años ‘90 emitió series como: Los caballeros del Zodíaco, Dragon Ball, Sailor Moon, Los gatos samurái y Ángel, la niña  de las flores entre otras, fomentando así el gusto por el género. La existencia de Check Point lo evidencia, una tienda de artículos otaku en La Habana. Tanto es así que en esa ciudad se han celebrado más de cinco ediciones del Festival Otaku Cubano. En el mismo se realizan concursos de fotografías cosplay, historietas, ilustración, AMV (Anime Music Video). Además  se realizan charlas, conciertos, exposiciones de artes plásticas, colecciones personales, diseño, etc. En fin, un evento bien montado que goza de la participación y el agrado de cientos de jóvenes cubanos. Lo cual nos lleva al siguiente ejemplo.

Cosplayers: En el cosplay (contracción de costume play) los participantes confeccionan vesturios, accesorios y trajes que representan un personaje específico o una idea proveniente de algún manga, anime, película, serie o videojuego que admiran y les apasiona. Este hobby surge en Japón como resultado de una estrategia de marketing creada para aumentar las ventas en las Comic Market. En Cuba, alrededor de 2008, se realizan los primeros eventos de anime y manga en el cual se estrenan los primeros cosplay. Para el 2012 se crea el primer grupo relacionado exclusivamente con esta práctica llamado “Habana Cosplay” los cuales fundaron el Festival Nacional Otaku (actualmente dirigido por Freak Zone). Eventualmente deja de existir este grupo pero continúa en ascenso la necesidad de unificar y organizar a todos los cosplayers del país surgiendo así la Unión de Cosplayers y Cosmakers de Cuba (UC3). Utilizando materiales reciclados es impresionante la creatividad y la pasión de no pocos jóvenes que cada año organizan cursos-talleres, eventos, concursos y premiaciones  online.

Youtubers: Son productores y gestores de contenido audiovisual que usan Youtube como plataforma de comunicación. Algunos youtubers son patrocinados por corporaciones o personas que pagan por el anuncio y difusión de sus productos en los videos. Como Youtube no permite transacciones comerciales con ningún residente en Cuba, muchos buscan alternativas para evadir ese obstáculo, registrando el canal a nombre de una persona fuera de Cuba y así poder obtener ganancias por sus videos. Con el reciente uso de la navegación por datos móviles en Cuba, se ha incrementado el número de suscriptores a Youtubers cubanos (algunos pasan los 75 mil). Uno de los inconvenientes  que enfrentan son las dificultades para subir los videos a la red debido  a los precios de la conexión a Internet y la poca calidad de los servicios de las telecomunicaciones.  Muchos tratan de mostrar su perspectiva de Cuba al mundo, otros hacen covers de canciones mientras algunos parodian sobre disímiles temas de la vida.

Dürakos: Es una terminología muy difícil de enmarcar incluso para los propios practicantes. Como referencia podemos hacer alusión a lo publicado en sus redes sociales y en las opiniones de algunos entrevistados. Se caracterizan por cambiar sus nombres originales por algo similar a Dürăkïtăkătïă Tõ Tizză, por  solo citar un ejemplo, combinando así el alfabeto latino con símbolos de las matemáticas y caracteres de los alfabetos griegos, rusos y vietnamitas. Difundir el trap mediante bocinas portátiles, usar ropa de marca, cadenas de acero quirúrgico, hacerse la mayor cantidad de fotos posibles para conseguir seguidores y likes en las redes sociales, muchas veces rompiendo con la ética como una publicación que causó revuelo pues posaban sentados encima de tumbas. Por cada sección fotográfica se efectúa una votación online para decidir quién es más durako en la ciudad. Más que una moda los define toda una ideología y un estilo de vida.

En la mayoría de los casos, estamos ante un fenómeno que incluye a jóvenes con un alto potencial que en muchas ocasiones no encuentran quién comprenda la realidad de sus lógicas  de funcionamiento para poder  encausarlos en auténticos procesos de formación, aprendizaje y pensamiento activo.  Por tanto, desde nuestra perspectiva como padres, educadores, decisores  y gestores de la cultura nos corresponde redimensionar nuestras propuestas de formación cultural para así constituir un referente significativo y ser la respuesta que los jóvenes necesitan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies