Los Públicos

Misión Cultural Cubana, “Corazón Adentro”, Venezuela. 2010

Por MSc. Aida Rosa Fonseca Rodríguez

Los espacios ideados para la recreación, el esparcimiento y la indagación permiten el estudio de públicos. Dichas investigaciones intentan dominar la escala de conductas y actitudes, prácticas culturales, hábitos y formaciones de imaginarios unidos al modo en que las personas manejan su tiempo libre. Ello es competitividad del campo cultural, y a su vez tiene una incuestionable dimensión política.  La utilización del tiempo libre nos constituye como sujetos sociales más aptos para apreciar el hecho artístico, nos estimula a pensar como ciudadanos más capaces de concebir y proceder sobre el contexto y sobre nosotros mismos.

Curso de Promotores Culturales, Jiguaní, 2018

En varios países de Europa e Hispanoamérica desde finales de los cincuenta y en los años sesenta se incrementan favorablemente los de estudios de público. Se amplían de manera considerable en: Francia, Alemania, Canadá, México y Argentina. La generalidad se registra en un marco conductista. En Estados Unidos, se localizan los primeros trabajos, publicados desde 1928, sobre públicos. Dichos apuntes describen a los públicos como visitantes con identidad e intereses, actitudes y objetivos propios.

El tema siguió siendo objeto de estudios, se fue ampliando. Los problemas que inducen a desarrollarlos son múltiples; disímiles áreas institucionales les autorizan y costean con el fin de reconciliar sus políticas culturales, el interés de ocupar primeros lugares en promoción o ventas, y más intereses. Luego continuaron haciéndose investigaciones que suelen enfocarse como estudios de consumo y recepción cultural.

El recorrido del milenio ha confirmado la urgente necesidad de ahondar en los campos de la urdimbre cultural, con énfasis en los públicos

Misión Cultural Cubana, “Corazón Adentro”, Venezuela. 2010

Asumiendo los estudios desde la configuración política del desarrollo nacional, los retos y encuentros de heterogénea cualidad, que parten de nuevas hipótesis y visiones, cuya gestión, plantea Ilustración requerimientos, convocatorias, Y esta declaración precisa avalar las articulaciones orgánicas y dinámicas de los numerosos contextos socioculturales que definen la formación de públicos.

Contiguo a ello se sitúan tres tipologías de procesos complejos dada la multiplicidad de medios, bienes y prácticas que asisten a la complexión del mercado cultural vigente, y precisan las demarcaciones del campo cultural en tiempos recientes:

  • La centralidad de los medios electrónicos (especialmente la televisión y la radio) en el consumo cultural de las poblaciones urbanas y rurales.
  • La insuficiente transcendencia en los niveles de asistencia de públicos a los eventos institucionalizados.   
  • La ordenanza de un sector de las industrias culturales que domina un espacio intermedio; menor al consumo de los bienes electrónicos y mayor al consumo de los eventos institucionalizados.

Cuestión significativa desde el punto de vista del consumo y los públicos, teniendo en cuenta que las industrias culturales no pueden ser cualificadas como un sector análogo. Debemos tener presente las divergencias entre la tipología de los medios electrónicos (radio y televisión) y las remanentes tipologías que incluyen a las editoriales (diarios, revistas, libros), las industrias cinematográficas, discográficas, el circuito de videos y hasta los paquetes.

Discernir sobre la problemática contemporánea de los campos culturales y sus vínculos con los públicos y otros campos es vital, puesta la mirada, en las industrias culturales y las nuevas tecnologías comunicacionales e informáticas, productoras de bienes de capital. Asimismo, aquellas en dependencia directa con acciones comerciales, que  se han trasformado en los primordiales agentes de mensajes, bienes y servicios del desarrollo cultural; pero con una particularidad fundamental, vinculan con dos concepciones claves: la fragmentación y el desplazamiento del intercambio de experiencias por flujo (red) de información, que ordenan las nuevas formas de socialización (MARTIN-BARBERO, Jesús, 1994), o sea, los diferentes maneras de comunicar y existir que hacen probables e improbables la valuación de la memoria y  de los lugares propios.

Congreso Iberoamericano de Pensamiento, Holguín. 2017

Nuestros tiempos exponen una gama diferente de públicos. Coexistimos entre individuos que consumen en contextos diferentes y con lógicas desiguales, comenzando con la televisión, la botica de la esquina, el paquete, y hasta la bodega del barrio.  Se hace necesario, pensar las relaciones de los públicos desde las interacciones pequeñas y personales. Buscar ofertas diversas que se correspondan con sus disímiles costumbres y gustos. La ocupación de estas inquietudes tiene que ver con el desarrollo de hábitos y prácticas culturales relacionadas con la apertura de nuevos referentes en los públicos, para valorar, percibir o asumir la pertenencia al contexto cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies