La Protesta de Baraguá, breve análisis.

Por Lic. Marielis Lázara Antúnez Ortiz.

Durante el proceso independentista gestado desde 1868 se evidencia un grupo de elementos que incidieron de manera negativa en el desarrollo de la lucha. La desunión, la dispersión y el caudillismo arrinconaron la Guerra de los Diez Años hasta el callejón del Pacto del Zanjón, donde el colonialismo español pretendió una injusta paz en los precisos instantes en que los mambises reasumían la iniciativa en Oriente y Las Villas.

A pesar de ello la historia demostró que el pensamiento independentista no se había acabado, todavía en muchos hombres del país el decoro permanecía inalterable. El Pacto del Zanjón era una simple tregua, una breve interrupción de la guerra y no una salida. Era necesario volver a combatir hasta lograr la verdadera libertad.

La falta de unidad había llegado en algunos casos al resquebrajamiento de la disciplina y se erigía como un factor funesto que atentaba contra el alcance de la añorada libertad. Algunos asumieron el Zanjón como salida y muchos continuaron empeñados en la lucha en la parte oriental de la Isla.

El 15 de marzo del año 1878, es protagonizada en Mangos de Baraguá, territorio oriental la protesta de Baraguá. Negativa al aceptar el convenio de paz conocido históricamente como Pacto del Zanjón, abordado anteriormente y que puso fin a la Guerra de los Diez Años. Fue liderada por el mayor general Antonio Maceo, quien se entrevistó con Arsenio Martínez Campos, dejando bien clara su posición con pocas palabras pero precisas a la vez.

Maceo plantea que no estaba de acuerdo con el pacto firmado, por no reflejar ni la independencia del país ni la abolición de la esclavitud.Como resultado de la conferencia, se acordó que volverían a romperse las hostilidades y se estableció para ello un plazo de ocho días con el fin de que las tropas ocuparan los territorios designados.

Martínez Campos, quien había ido a Baraguá confiado en la facilidad de un arreglo pronosticado por sus confidentes, se retiró moralmente derrotado ante la actitud resuelta y serena de Maceo, líder del pueblo y de la Revolución, dispuesto a seguir luchando hasta vencer o morir.

Una vez terminada la histórica entrevista, los participantes, en representación del pueblo cubano elaboraron y aprobaron una breve constitución y formaron el Gobierno provisional de Oriente, para continuar la lucha por la independencia de Cuba en la Guerra Necesaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies