Cintio Vitier siempre en Bayamo

Cintio Vitier, Foto: Archivo

Cintio Vitier, Foto: Archivo

Por: Luis Carlos Suárez

En la mañana de un día memorable, presidía el jurado de un evento, cuando recibí una nota apretada y urgente en la que un poeta me pedía que acudiéramos a una lectura que él había organizado en la Casa de la Nacionalidad Cubana.

Aquel no era un día cualquiera, amanecimos marcados por algo que iba a gravitar alrededor de nuestras vidas como un astro de dolor y nostalgia: los restos mortales del Comandante Ernesto Guevara, llegarían a su Patria, después de años  de búsqueda y fue entonces que se me adelantaron con su paso premonitorio aquellos versos de Guillén:

                      Y no porque te quemen,

                       Porque te disimulen bajo tierra,

                       Porque te escondan

                       En cementerios, bosques, páramos,

                       Van a impedir que te encontremos,

                       Che Comandante

                       Amigo.

En la nota, decía que el humilde homenaje, sería leer nuestros versos en el instante que los restos llegaran.

Lucía y yo acudimos presurosos por lo que aquella cita entrañaba y también porque la voz que nos reclamaba era la del maestro Cintio Vitier; en esos momentos Diputado al Parlamento por nuestra provincia.

No olvido que las campanas de nuestra catedral se hicieron cómplices del hecho y redoblaron como en un saludo, lo que marcó el inicio de una lectura solo interrumpida por nuestra contenida emoción.

Ese día inolvidable, no solo para mí sino para todos los participantes, incluyendo al reducido auditorio, se me reveló en toda su grandeza la personalidad de Cintio Vitier, fortalecida por su modestia sin límites, cuando en un momento de la conversación, antes de la despedida, nos consultó unas dudas acerca del ritmo de un verso en un poema recién concluido, lo que nos puso en un verdadero aprieto.

El autor de Lo cubano en la Poesía solicitaba opiniones sobre su poema a dos todavía jóvenes poetas graduados de Filología, que en toda la carrera habían acudido una y otra vez a sus libros, no solo para cumplir con las exigencias académicas al uso, sino para vivir en sus obras nuestros sueños de un día poder convertirnos en escritores.

Después de aquel día, nos vimos muchas veces en reuniones de la UNEAC, en eventos, pero el recuerdo que de Cintio atesoro, es el de aquella mañana, su lectura y la mirada serena y noble de su inseparable Fina García Marruz, una de las grandes voces poéticas no solo de Cuba, sino de la lengua española.

¿Qué aprendimos de Cintio?  ¿Qué nos está legando?

Un caudal extraordinario de conocimientos e iluminaciones que enriquecen el espectro de la cultura cubana. Nos enseñó que tanta riqueza cultural solo puede ser vista a través de una mirada humanista e integradora, que no se puede prescindir de ciertas densidades de pensamiento sin hacerlo desde una meditación profunda y serena, con un trabajo paciente, acumulativo, sin la espera de una recompensa inmediata, una labor sostenida por una integridad de carácter y una eticidad marcada por él, para algunos de nuestros maestros fundadores de la Nación en su libro Ese Sol del Mundo Moral , eticidad que también a Cintio le pertenece porque sin lugar a dudas con su obra y su vida se ha integrado al parnaso de los grandes humanistas de nuestra patria.

La vocación martiana de Cintio Vitier hecha luz en su exégesis del maestro, constituye uno de los aportes más significativos a los estudios de la cultura por lo que irradia, por lo que enseña, por lo que alerta, por lo que predice, por lo que guía y asegura para nuestra identidad y el destino siempre amenazado de nuestra Patria.

La fe cristiana y Cuba se fundieron en Cintio y forjaron una lealtad sin límites que lo hizo austero, paciente, comprensivo en las incomprensiones, firme en los malos tiempos, lo que hizo que fuera siempre detrás de esa  estrella que a veces quema pero siempre ilumina.

En busca de esa estrella nos fue dejando la “Cuba profunda” que tanto buscó también Joel James Figarola; esa que necesita de la mirada interior, de esa pupila insomne que es la poesía. De ese hurgar en ella fue iluminando a la Patria, la misma Patria que encontró, incansable, el grupo Orígenes y Lezama, a través del despertar de la raíz en la Historia y en una entrega casi mística a la fe en la acción transformadora y germinativa de la cultura, que se hizo más firme en lo nacional mientras más alzaba su vuelo sobre el universo.

Con Cintio nos llegó Medardo Vitier y su filosofía fundadora pero también Lezama, Eliseo Diego soñando en su Calzada de Jesús del Monte, José Antonio Saco, el Padre Varela, José de la Luz y Caballero y el Zenea defendido y Martí y nos llega la Revolución, la Patria y este hermoso poema dedicado a su amada Fina García Marruz:

A MI ESPOSA

Ahora que empieza a caer, del cielo

de nuestra vida, que solo nosotros podemos ver,

profundo, estrellado, carne y alma nuestra,

ese polvillo sagaz en tu nocturno pelo,

ahora que el lápiz finísimo, grabando

una medida sagrada, una cantidad misteriosa

del vino que sube en la jarra de la ofrenda,

empieza a trazar, junto a tus ojos, vivos

como ciervos bebiendo en el agua extasiada,

junto a tus labios que han dicho todas las palabras

         que adoro,

las huellas del tránsito de nuestra juventud,

ahora, lleno de un fuego y de un peso de amor que

           desconocía

porque estábamos engendrándolo secretamente en nuestro

          corazón

y es algo mucho más terrible y precioso que el amor

         que diariamente conocíamos,

ahora, mujer, ahora, destinada mía,

es cuando quiero hacerte un canto de amor, un homenaje,

que dice únicamente así: te amo, lo mismo

en el día de hoy que en la eternidad,

en el cuerpo que en el alma, y en el alma del cuerpo

         y en el cuerpo del alma,

lo mismo en el dolor que en la bienaventuranza,

para siempre.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies