FOTO/ Autor desconocido

Por Geidis Arias Peña

En el paisaje silvestre, pintado de verde olivo, aquella voz se instaló, segura y portentosa, con mensajes alentadores que al pueblo alegraron en cada emisión.

El campesino Conrado fue el primero en ofrecer cobija al nuevo miembro de la guerrilla que comenzó su “diálogo”, de apenas 20 veinte minutos, con un simbólico canto, aquel sagrado himno Invasor.

Y luego, sin mucho preámbulo, se presentó como la Emisora de la Revolución; “lloró” a los caídos en nombre de la nación, los más recientes fueron los hermanos que tiñeron de rojo la funesta zona de Pino del Agua.

Otras noticias compartió la “Rebelde” emisora, que desde el 24 de febrero de mil 958 pactó, en lo adelante, un encuentro desde las cinco de la tarde hasta las nueve de la noche para informar a todos sobre victorias y reveces del Movimiento 26.

Mientras el empeño se doblegaba en la abrupta serranía para arribar  a la hora decisiva, la señal también se empeñaba en adquirir unos kilos de potencia de más para hacer extensiva la verdad.

Aún cuando las lluvias de balas cayeron sin cesar, el cansancio invadió hasta el hostigamiento, el aliento no flaqueó; el desenfado  con el éxito fueron alicientes para continuar.

La visión futurista de Fidel, que llegó el 15 de abril a la cabina improvisa, donde se colaba el eco del lomerío, siguió el ánimo triunfalista con que el Che la inauguró en los Altos de Conrado, bien adentro del corazón selvático del municipio de Bartolomé Masó.

Tras derrocar el engaño, vencer airosa las provocaciones, y quebrar el silencio, la emisora “llegó” a La Plata para estar más cerca del Ejército que en sus columnas se multiplicó.

Después se trasladó a La Miel, Charco Redondo, hasta que por fin en Palma Soriano vio la luz, que en más de una ocasión divulgó: el triunfo de la Revolución.

A más de 60 años, se fortalece en su estudio capitalino; aquella señal campestre, que se convirtió en Radio Rebelde, y desde la montaña descendió para regalarnos siempre un mensaje alentador.

(Tomado de La Demajagua)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies