Una puerta a la pequeña pantalla

Por Diana Iglesias Aguilar

Yudexi de la Torre una mujer voz y energía, que imprime con su timbre claro y hermoso una melodía especial a cuanto texto sale de sus cuerdas vocales. En Granma ha sido primerísima actriz de teatro y de la radio. El cine llegó con Café amargo hace menos de un lustro donde demostró que hay mucho por dar aún en los escenarios. En un encuentro de granmenses al que acude y aporta en la promoción de la Cultura Cubana, dialoga sin protocolos ni afeites acerca de los nuevos retos de trabajo pues por estos dias debuta en la televisión nacional con un personaje en la teleserie Entrega.

¿Quién es Yudexi en Entrega?

Entrega es lo primero que hago para la televisión nacional. Es una teleserie dirigida por Alberto Luberta Martínez, donde interpreto a Hortensia, una profesora de Historia que es buena pero tiene miedo a los cambios, por eso toma algunas actitudes que le llamarán la atención pero es buena, ya lo irán descubriendo con el paso del tiempo.

¿Cómo ha sido el debut en el medio televisivo?

Ha sido una experiencia maravillosa tengo que decirlo porque realmente estar acompañada de Osvaldo Doimeadios y de Alberto Luberta que han tenido una generosidad enorme conmigo, solidaridad y compañerismo que parece que nos conocemos de muchos años.

Así todo el equipo, al igual con los actores con quien tuve estrecha relación en el set como Rey que es el protagonista, es maravilloso. Además están Patricio Wood, Nancy González, Karina González, con los que ha sido muy bueno trabajar.

¿Qué piensa Yudexi cuando se ve en la pantalla en los primeros capítulos al aire?

Ahora estoy sufriendo porque me cuestiono cuando veo las escenas, pero feliz porque he vivido intensamente la experiencia. En los pocos capítulos que han salido he escuchado comentarios entre la audiencia muy favorables que dicen que la serie les gusta que es muy fresca, actual,  y eso me gusta, me hace muy feliz.

¿Hay nuevos proyectos para ti en televisión?

Me llamó Fiallo para trabajar en otra telenovela, está ya en producción se llama Vida de mi vida, comparto con Jorge Moreno, Roberto Salomón, Osvaldo Rojas, Gisel Monzón, en fin actores espectaculares pero primero que todo excelentes personas.

¿Cómo manejas las emociones y asumes la metodología de trabajo que impone la televisión?

Entré con miedo al equipo de Entrega y ahora no oculto que siento miedo aun pues no había trabajado con ninguno de estos actores. Del nuevo proyecto que estamos filmando solo conocía a Fiallo y a Julio César el codirector que es el director de Teatro de Dos pero todo ha ido bien. La novela comenzó a grabarse por una de mis escenas y la experiencia es insuperable he aprendido mucho.

La televisión es un mundo que asusta, hay que estar preparado, trabajo con actores que aún jóvenes ya conocen muy bien el lenguaje del medio y eso te va enseñando cotidianamente, aprendes de todos hasta del más joven.

Es algo muy lindo realmente porque a los 50 años cuando uno piensa que todo está hecho y que las puertas se cerraron, aparece esta propuesta y esto ha sido un aprendizaje diario es un momento en el que tienes que tener los sentidos aguzados porque se filma con intensidad, más de diez escenas diarias y no se filman en el orden de aparición y hay que estar bien centrados en el personaje y las tramas para darle los matices y la cadena de emociones que lleva cada momento.

¿Qué papel haces en Vida de mi vida y que retos tiene el personaje?

Soy una trabajadora por cuenta propia, una mujer desenfadada y uno de los mayores placeres y reto a la vez es compartir set con Paula Alí que es mi madre en la historia. Este personaje Vida de mi vida va a estar en los 80 capítulos.

También voy a participar en la segunda temporada de la serie Lucha contra bandidos (LCB) que dirige Alberto Luberta, un personaje que tiene algunas escenas, pocas, pero lo adoro porque es una guajira que es lo que soy yo ya estoy asustada por eso pero lo enfrentaré. (se ríe)

¿Vale la pena el sacrificio de venir hasta La Habana, ¿cuantos cambios en tu vida?

Vale la pena, aunque estoy lejos de mi familia, de mis hijos y amigos, de mi Bayamo querido, extrañando mucho y añorando estar con ellos.

Constantemente llamo por teléfono y mis hijos me dan un apoyo increíble han crecido ellos como seres humanos, los he dejado en momentos importantes de sus carreras, de sus vidas pero están bien; nos apoyamos mutuamente, nos amamos más que nunca.

Agradezco de este viaje a La Habana a Marta Ulloa directora de la escuela de teatro y a Corina Mestre. Es grande el agradecimiento que siento hacia ellas porque sin su participación no pudiera estar aquí. También a las trabajadoras de la Escuela de Teatro que me cuidan, creo que el universo conspiró para que estuviera en este lugar y en este momento y agradezco a todos los que han ayudado a que esto esté sucediendo.

A veces estoy triste porque la familia está lejos pero feliz a la vez por esta experiencia que no esperaba vivir.

¿Qué anhelas?

Que las actrices de mi provincia de todas las generaciones tan talentosas y valiosas tengan esta experiencia, se lo merecen. Que los directores de la capital se fijen en los elencos como el de Granma para hacer las telenovelas y otros espacios para la televisión, hay mucho talento, hay actrices y actores muy bien formados y capaces.

¿Y el teatro, quedará relegado?

Nunca, nunca dejaré de hacer teatro, lo necesito para vivir. Estoy pensando en llevarme un monólogo, pienso escribir algo que tiene incorporado con todas las experiencias que he vivido en el último año y quiero llevármelo ya montado para Bayamo y con ese monólogo volver a las tablas.

Algo que quieras decir al público habitual de tu provincia.

Al público de Granma que le agradezco mucho, lo mejor que me pueda pasar en el momento que estoy viviendo es recibir los mensajes y las llamadas, de Manzanillo me han escrito mucho y eso me hace sentir muy bien. Lo que me escriben al chat es increíble. Me comentan personas que no me conocen en lo personal y me halagan e impulsan a trabajar.

Les mando un gran abrazo, el aliento del público es lo mejor que le pueda pasar a un actor o actriz, se me hace un nudo en la garganta, (la emoción le humedece los ojos) un abrazo a todas esas personas que me dedican tiempo para hacerme feliz con sus palabras.

Como uno de los personajes que mejor ha encarnado Yudexi en la escena cubana, recita para los presentes el poema epitafio de la poetisa bayamesa María Luisa Milanés, de quién se cumplen en este octubre cien años de su muerte y abraza a los delegados que desde Granma han venido a la capital a promover las festividades por el día de la Cultura Cubana, de la que sin ninguna duda ella es un exponente del arte escénico valioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies