Humo vestido de arte, exposición de habilitaciones tabacaleras

Marca que identifica a los tabacos Bolívar. Cortesía de la autora

Marca que identifica a los tabacos Bolívar. Cortesía de la autora

Cortesía de la autora

Por Liutmila Báez García

Desde los tiempos de la conquista y colonización el tabaco cubano se distinguió por su calidad y exquisito aroma resultando necesaria su protección con marcas identificativas que brindaran al consumidor seguridad y garantía.

Con la introducción de novedosas técnicas de impresión en la primera mitad del siglo XIX surge en la isla el juego de habilitaciones, estableciéndose, desde entonces, una complicidad indisoluble entre el arte litográfico y la producción tabacalera. Sin embargo, no es hasta 1884 en que el término es reconocido formalmente, describiendo el conjunto de etiquetas que identificaban a los Habanos. Es así que, vistas, cubiertas, bocetones, filetes, papeletas, tapa-clavos y vitolas le otorgaron un sello único y particular.

A decir del antropólogo Fernando Ortiz, el tabaco, a diferencia del azúcar, creó un arte fecundísimo, que comprendía todos los momentos de su vida, desde que salía al mercado hasta que se extinguía en humo y cenizas. Premisa asumida por el Museo Provincial Manuel Muñoz Cedeño en la exposición Humo vestido de arte,que insiste en significar el valor estético y patrimonial de estas estampas que excepcionalmente vistieron al puro Habano, presuntuoso no solo por su color y fragancia típica, sino por encontrar en el grabado su señorío y distinción.

En esta numerosa muestra se exhiben etiquetas que, en su inmensa mayoría, pertenecen al coleccionista bayamés Carlos García Leyva, destacándose por su diseño y colorido afamadas marcas como Romeo y Julieta, Bolívar, Partagás, Montecristo. Piezas de auténtico sentido comercial, donde el paisaje criollo, la imagen femenina y los grandes personajes de la historia y la literatura, resultan tópicos reiterados. Exponentes que develan prestancia en el diseño y agudeza en los detalles, luciendo, en muchos casos, medallas obtenidas por los fabricantes en certámenes internacionales, así como antiguos escudos en relieve, decorados con tintas doradas.

Marca que identifica a los tabacos Bolívar. Cortesía de la autora
Marca que identifica a los tabacos Bolívar. Cortesía de la autora

En tanto, llaman la atención del público bayamés anillas y vistas del tabaco Moya, producto elaborado en nuestra ciudad desde inicios del siglo XX junto a otras marcas, ya desaparecidas, como Lira y Oscar Leyva.

Cierto es que, a través de cada objeto, se advierte la excelencia de una tradición, constituyendo un evidente reflejo de la visión costumbrista de la época. Expresión que vino a confirmar la supremacía del tabaco cubano, haciendo posible que adquiriera con cada habilitación sus vestiduras de rey.

Cortesía de la autora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies