Una vida entregada con amorosa humildad

Este sábado falleció en La Habana Salvador Wood Fonseca, uno de los actores más queridos por el público cubano, al que entregó su talento durante seis décadas con amorosa humildad.

El 24 de noviembre pasado había cumplido 90 años de edad. En 2016 recibió el Premio ACTUAR, otorgado por la Agencia Artística de Artes Escénicas, y en 2018 el Premio Nacional de Televisión, en ambos casos por la Obra de la Vida.

Su debut en la radio fue en 1943, en su natal Santiago de Cuba, donde también se estrenó en las tablas, en 1945, con la comedia Don Juan Tenorio. Desde entonces procuró dar un sutil matiz gracioso a todos los personajes que eligió representar, en especial las figuras campesinas.

Llegó a la capital en 1946 con el sueño de cautivar a la audiencia radial nacional, y en 1952 su tímida y contagiosa sonrisa apareció por vez primera en la televisión. Aunque sus aportes más conocidos en el cine son los filmesLa muerte de un burócrata y El Brigadista, actuó por vez primera en el celuloide en un documental en 1960.

(Tomado de Juventud Rebelde)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies