Fiesta de la Cubanía

La Fiesta de la Cubanía nació en Bayamo, patria chica de Carlos Manuel de Céspedes, Francisco Vicente Aguilera, Perucho Figueredo, José Joaquín Palma, Juan Clemente Zenea, José Antonio Saco, José Fornaris,  entre otros tantos grandes de la historia y la cultura cubanas, en el año 1994, a propuesta del entonces Ministro de Cultura, Armando Hart Dávalos, quien sugirió la celebración en esta ciudad, Cuna de la Nacionalidad Cubana, de un evento capaz de aglutinar el orgullo de ser cubanos y el deber de la defensa de la identidad y la cultura nacional, a través de resultados investigativos y celebraciones populares.

Para entonces en la Ciudad Monumento se conmemoraba cada 20 de octubre, fecha gloriosa en que el  pueblo bayamés interpretó por vez primera, en 1868, la letra de”La Bayamesa” compuesta por Perucho Figueredo, hoy Himno Nacional de Cuba, e instituido por el Decreto Ley 74. de 1980 como “Día de la Cultura Cubana”, con la Jornada de la cultura, y la celebración de galas artísticas de carácter nacional. La Jornada también comprendía dos eventos teóricos: el “Crisol de la Nacionalidad” y el “Coloquio de Literatura”, que fueron la plataforma para la creación del nuevo proyecto que vendría a ser la Fiesta de la Cubanía.

Alrededor de este marco histórico y sociocultural surgió la Fiesta de la Cubanía, con espacios de discusiones científicas, con intenciones marcadas en la historiografía y las ciencias sociales, y con objetivos que tributaban a la defensa y afianzamiento de la identidad y la cultura nacional cubana.

Entre los propósitos de su primera edición destacaban evocar la significación de Espejo de Paciencia como primer germen y expresión de cubanía; y mostrar los resultados del quehacer investigativo local y nacional en torno a la nacionalidad y la identidad cubana.

El evento incluía tres espacios para el debate teórico profesional: Crisol de la Nacionalidad, Homenaje y Reflexión, y el Coloquio de Literatura, así como una programación cultural en espacios públicos e instituciones, encaminada a la participación popular y social.

Bajo este principio las instituciones culturales bayamesas (aglutinadas desde la Dirección Provincial de Cultura) y en particular la Casa de la Nacionalidad Cubana convocaron a la celebración de la “Fiesta de la Cubanía” como auténtico acto de complexión popular, científico, profesional y festivo en el orden de los acontecimientos histórico-culturales, las tradiciones, el folklore, la identidad cultural y nacional, y en torno a la cubanía o cubanidad como argumento sustancial, la nacionalidad cubana y la conciencia social de “lo cubano”.

El proyecto fue avalado por el Ministro de Cultura, la Dirección de Programas Culturales del Ministerio de Cultura y otras personalidades de las ciencias sociales del país.

El evento incluye además ferias de artesanía, exposiciones y salones de artes plásticas, presentaciones y ventas de libros, talleres de poesía y narrativa, premiaciones de concursos, presentaciones de música tradicional, popular, y de concierto, proyecciones de filmes,  conferencias magistrales, mesas redondas, entre otras muchas propuestas, además del evento teórico Crisol de la Nacionalidad Cubana, que arriba a sus XXIII ediciones.

Ha contado con la presencia de personalidades de Colombia (Hortensia Narzara, Martín Soler), Chile (María Luisa Llanoy, María León); y numerosas personalidades de la cultura cubana de la talla de Eusebio Leal, Salvador Bueno, Armando Hart, Ambrosio Fornet, Carmen Almodóvar, Cintio Vitier, Fina García Marruz, Enmanuel Tornés, Víctor Marrero, Joel James, Rafael Forto, Olga Portuondo Zúñiga, María Nelsa Trincado, Silvio Betancour, Omar Guzmán, Ronel González, José Manuel Fernández Pequeño, Víctor Montero, Jesús Cos Causse, Hebert Pérez, Nicolás Hernández Guillén, Abel Prieto Jiménez, Eduardo Torres Cueva, Nelson Domínguez, Manuel López Oliva, Ever Fonseca, Eslinda Núñez, entre muchas más.

Entre los temas que se han abordado en ediciones anteriores estuvo el folklore campesino, la significación de la revolución haitiana, la cultura en el nuevo milenio, y la dedicatoria de ediciones completas a la cultura y las tradiciones y manifestaciones culturales de provincias, entre ellas Ciudad de La Habana, Guantánamo, Las Tunas y Santiago de Cuba, elementos considerados un lastre insostenible y diluyente de los objetivos centrales y primarios del evento. La XX edición estuvo dedicada al 145 aniversario del incendio de Bayamo y de la constitución de la República de Cuba en Armas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies