Bayamo: la capital de Granma

Escrito por MSc. Sonia Tornés Mendoza / 24 de Junio de 2016

Durante muchos años ha existido dentro y fuera de la provincia Granma una polémica que puede considerarse histórica. ¿Por qué Bayamo es la capital y no Manzanillo?

El 7 de noviembre de 1976, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, tomando como escenario La Damajagua, dejó establecida la estructura del Oriente cubano, al propio tiempo que destacaba que dicha zona no se dividía, sino que se multiplicaba y entregaba a la patria cinco nuevas, vigorosas y pujantes provincias.

De igual modo, quedó definida la provincia de Granma con sus trece municipios:  Bayamo, Guisa, Jiguaní, Cauto Cristo, Bartolomé Masó, Buey Arriba, Río Cauto,  Yara, Manzanillo, Campechuela, Media Luna, Niquero, y Pilón.

Sin embargo, ese día tiene, para los bayameses, el significado especial de que Fidel Castro declarara a esta ciudad como capital de la provincia. Pero, ¿por qué Bayamo?

Mucho se discutió aquella decisión, pues también existía la propuesta de Manzanillo, territorio que al decir de Fidel no sólo había sido el escenario del desembarco, sino de los meses más difíciles de la lucha después de éste. Había sido, además la primera ciudad que hizo contacto con ellos y se le unían al esfuerzo otros hombres y mujeres. En fin porque tenía méritos, al igual que Bayamo, y ambas ciudades merecían ser la capital.

Uno de los argumentos dados por el Comandante en su discurso se refería a las condiciones geográficas y de comunicación que poseía Bayamo, pero en  correspondencia con lo que era analizado a la hora de declarar a un municipio como capital de provincia se tuvieron en cuenta, de seguro, otros indicadores como la cantidad de habitantes según censo de población, estado de las producciones en correspondencia con el perfil económico, núcleos de población y caseríos enclavados en la zona, los recursos de agua, la existencia de medios de difusión, entre otros.

Sin embargo, aunque en aquella ocasión Fidel sólo refiere a Bayamo como ciudad de grandes méritos históricos, constituye éste uno de los aspectos que pueden considerarse determinantes en esta decisión. Basta recordar que en el año 1936 a la ciudad se le había otorgado la condición de Monumento Nacional en honor a los hechos protagonizados en la gran epopeya libertaria. Fue la primera ciudad tomada por los insurrectos, la primera donde se constituyó el Gobierno en Armas, donde se compuso, cantó y escuchó por primera vez el Himno Nacional y fue la ciudad consumida por las llamas, por sus propios pobladores, antes de rendirla al enemigo.

Ahora bien, la conmemoración en este año 2016 del cuarenta aniversario de la constitución de las provincias orientales, resulta un momento propicio para recordar lo que en aquel momento histórico fue ratificado por el Comandante y comprendido por los manzanilleros:”Manzanillo, aunque no sea la capital, jamás será olvidado por la Revolución. En esta provincia Granma, bayamesa y manzanillera, en sus montañas y en sus llanos, se libraron innumerables combates”.

Esta histórica frase deja zanjada lo que para muchos puede constituir una contradicción. Cuando se habla de Granma y de sus logros hasta la actualidad, no deja espacio a la duda de que, incluso, el nombre escogido para la provincia, refleja el sentido de la unidad, en lo histórico y en lo geográfico, para seguir haciendo Revolución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies