Crónica: Una casa nos evoca.

Museo Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo

Museo Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo

Museo Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo
Museo Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo

Escrito por Esteban Navarrete Tamayo

Bayamo fundada en 1513, por el adelantado Diego Velázquez reconocida entonces como la segunda villa instaurada por los españoles en la isla, es la ciudad que para orgullo de todos atesora un patrimonio histórico valioso, portentoso y de por sí muy cubano.

Caminar por el centro histórico de la ciudad, escenario de tantas y tantas gestas revolucionarias, es tener la sensación de vivir una historia a cada paso. Cada detalle nos traslada a un pasado exclusivo, pero hay una parte, un lugar, una casa, una majestuosa casona colonial que impresiona a todos, cuentan los historiadores que su construcción data de los inicios del siglo XIX, es la más antigua de la ciudad. Su impresionante fachada nos muestra la majestuosidad de una casa colonial  que transpira la tranquilidad de una morada  que vio nacer al Padre de la Patria Carlos Manuel de Céspedes, el 18 de abril de 1819.

Sus grandes puertas, su estilo colonial nos invita a pasar. Caminar por entre sus salones es la oportunidad de viajar al pasado, palpar con las pupilas inquietantes motivo de curiosidad , los detalles de la época, las ideas y el propio accionar de la Revolución independentista, nos inquieta el corazón mientras caminamos por sus pasillos interminables y nuestra mirada pareciera perderse entre uno y otro detalle, no escapa un solo pormenor, sus altas paredes, los muebles de un pasado que coexiste por su belleza, por el diseño exclusivo que dignifica un lugar como la residencia de quien será por siempre el padre de todos los cubanos.

Todo es coherente, las particularidades de un ambiente típico de la colonia están allí, representados en una fina colección de arte del siglo XIX que nada escapa a una casualidad, sus paredes, la elegancia de sus lámparas que como fino diseño adornan cada sala. No se dispersa a la fina luz de la mansión, el resplandor de una espada ceremonial, valioso objeto que por su estilo y creación perteneció al Padre, por tanto único de su tipo en todo el mundo. Y en una de sus salas, como preparado con fino encanto, ¡cuánto amor!, ternura, exquisito refinamiento. Bien diseñado como si fuera utilizado ahora, no ayer, no en el pasado, el  juego de tocador de su esposa Ana de Quesada, la sensibilidad define las particularidades de una familia que a pesar de su condición encarnó la identidad de los cubanos, el sentir hacia la patria justo cuando la armada española pretendió hacerse sentir. No hay dudas una visita a la Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes es la oportunidad de visitar el pasado, es la ocasión de visitar al lugar declarado Monumento Nacional el 10 de octubre de l978. Aún en nuestros palpitar la sensación de caminar por la más impresionante de las épocas, por el pasado sostenido a través de significativos detalles que marcaran la historia de una ciudad que se enaltece por su rebeldía y su condición como Cuna de la Nacionalidad Cubana.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies