¿Se nos evapora lo cubano?

Shakira fue presentada sin muchos aplausos en medio de aquella calle bien cubana. Inmediatamente cantó uno de sus éxitos y empezó a mover costillas y glúteos, algo que provocó la aprobación gesticular de los presentes.

Más tarde subió a la acera que servía de escenario Daddy Yankee, cantando más con las manos que con la boca. Finalmente actuó un grupo danzario con una coreografía imperfecta, digna de olvido. No recuerdo otros momentos del espectáculo porque ya ha caminado el almanaque.

Lo cierto es que aquellos niños imitadores, instruidos por algún mayor, ofrecieron su «arte de allá» como ofrenda a un 20 de Octubre, Día de la Cultura Cubana.

Nadie sabe si fue una función fortuita, nadie. Sin embargo, de lo que no cabe duda es que en ese hecho aparentemente intrascendente, repetido en otras coyunturas, subyace una gran amenaza: en determinados contextos en los que no debió faltar lo nacional se nos extravió lo nuestro, lo propio, lo autóctono.

Por eso mismo sigue tomando fuerza la idea de que vamos perdiendo poco a poco ciertos símbolos, alegorías estremecedoras… emblemas que nos distinguieron.

En otro tiempo, para reflejar lo cubano, Shakira y el Daddy no hubieran estado o habrían sido, sin negarles posibles méritos, artistas de «relleno». Y no hubieran faltado, en las voces infantiles, los versos hondos y sencillos de Martí en La Guantanamera, ni aquel estribillo con olor a verde: «quiero un sombrero/ de guano, una bandera/ quiero una guayabera/ y un son para cantar».

Pero estamos en la modernidad. Y esa señora a veces nos arranca estandartes nacionales para entronizar otros ajenos.

Como dice el brillante periodista avileño José Aurelio Paz, el alma de una nación no habita en una prenda ni en dos o tres cosas parecidas. Sin embargo, como señala él mismo, en ocasiones —a riesgo de parecer lapidarios— se tiene la impresión de que algunos distintivos de cubanía se nos esfuman o confunden. Y eso lacera.

Si ahora mismo convocáramos a una fiesta multinacional ¿cómo pudiéramos demostrar, con una vestimenta típica y no con cuentos de Pepito que somos genuinamente cubanos? ¿Qué canción tararearíamos de memoria sin equivocarnos? Y si preguntáramos ¿qué es lo cubano?, muchos se aparecerían con un tabaco inmenso y dos tragos pendencieros de ron. Nada más. Esos estigmas que nos fabricaron otros para vendernos como pan caliente también duelen.

Cuando hace años alguien comentó la posibilidad del lanzamiento de una Línea Cuba en el vestir, para estimular la identificación de los jóvenes con su país, después de la alegría sobrevinieron las interrogantes: ¿Y qué será? ¿Cómo será?

Un país late con sus símbolos; crece con ellos, se hace espuma o peñasco por ellos. Y de vez en cuando hay que ir tras su pista, sin inventarlos. No es que a cada rato estemos llamando al tocororo desde los pupitres ni peinando las palmas reales en cada dibujo o pieza musical, tampoco hemos de andar regando mariposas en la nocturnidad ni cantando siempre sones con los que bailó el abuelo. Se trata de viajar, diariamente y sin forcejeos, a las raíces sagradas; de santificar todo aquello que nos debería estremecer sin imposiciones, primero que cualquier receta traída de «allá» dentro de un globo.

Escrito por Osviel Castro Medel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies